February 15, 2008

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

El Iceberg Electoral

El tema que no existe, que no es importante y que no se ve porque “está debajo del agua”, hundió más de un barco el famoso “Supermartes” electoral. El hundido más importante, sin duda alguna, fue el Titanic de Mitt Romney.

Y seamos claros: Romney no “renunció” a continuar en la contienda electoral, sino que los votantes del Supermartes lo renunciaron a fuerza de no votar por él.

Hay varias interpretaciones del hecho. Unos dicen que lo que pasó es que los conservadores más recalcitrantes ni siquiera salieron a votar, pero yo creo que fue un simple problema de cálculo político.

A la salida de las urnas en Arizona, la Prensa Asociada se puso a encuestar votantes Republicanos. Para empezar, descubrió el hilo negro, porque resulta que en el único estado que en Estados Unidos ha votado una ley anti inmigrante, el candidato Republicano pro-inmigrante salió vencedor. Si los argumentos Romnianos hubieran sido ciertos, los ciudadanos de Arizona hubieran votado por Mitt y no por McCain.

Romney, según la encuesta, se llevó el voto “de los Republicanos que creen que inmigración es el tema más importante que enfrenta la nación”, y los votantes que piensan que “los inmigrantes ilegales deben ser deportados”.

Los números demuestran que no son muchos, porque quienes votaron por McCain, siempre según la Prensa Asociada, “dijeron que los inmigrantes ilegales deben tener una oportunidad de solicitar la ciudadanía y debe permitirles quedarse en el país”.

Por cierto, McCain se llevó el voto de los más pobres, los votantes con ingresos de 15 a 30 mil dólares, y de los más ricos, los que ganan más de 200 mil dólares anuales. Romney se ganó a los que tienen ingresos de 30 a 200 dólares. Otra vez, no son la mayoría…

Y para acabar, McCain contó con el apoyo de “los votantes que tienen sentimientos negativos hacia la administración de Bush, mientras que por Romney votaron los que tienen sentimientos positivos sobre esta administración”.

Más claro ni el agua que sostiene al iceberg: la mayoría, la “mayoría promedio”, aún la mayoría Republicana, la mayoría del estado “vanguardia” contra los inmigrantes, no es anti inmigrante.

El Chirrión por el Palito

A nivel nacional, y desde antes del Supermartes, hemos visto las mismas tendencias. No solamente en Florida, llena de inmigrantes no solamente cubanos, sino en Iowa, New Hampshire y Carolina del Sur, con amplias poblaciones blancas, los candidatos que más se retorcieron la lengua hablando mal de los inmigrantes no lograron grandes resultados.

En Iowa, según encuestas de salida, el 57 por ciento de los electores favorecen un camino a la ciudadanía para los indocumentados, y solamente un 23 por ciento quieren su deportación. En New Hampshire, el tema migratorio quedó en tercer lugar de importancia entre los encuestados. Al parece, somos menos peligrosos de lo que se nos ha hecho aparecer; en realidad no le quitamos el sueño a nadie.

En Florida, Cuba del Oeste, cientos de miles de inmigrantes típicamente Republicanos decidieron darle el 80 por ciento de su voto a McCain, y Romney se llevó las migajas. Según la encuesta de salida de CNN, solamente 4 de cada 10 Republicanos del estado favorecen la deportación, y el resto acepta un estatus legal de residencia o la posibilidad de la ciudadanía para los indocumentados. Los números reflejan las encuestas nacionales de hace un año, que daban cifras del 50 al 80 por ciento favorables a los inmigrantes.

Y ahí esta el detalle. ¿Por qué Hillary y Obama le siguen teniendo miedo al iceberg y andan tan tibios?

Hillary dice que “el país tiene que asegurar sus fronteras. Pero también que es necesario resolver la situación de 12 o 14 millones de personas que ya están aquí y que tendrían que pagar una multa, aprender inglés y ponerse al final de la línea de espera”, que es exactamente un discurso de Bush, y ni siquiera apoya las licencias de manejo.

Y Obama si apoya las licencias, (o sea que piensa que seguirá habiendo indocumentados), y pone un gran énfasis en los programas “trabajas y te vas” de trabajadores huéspedes.

Dicen las encuestas de Mitofsky International que Obama “tiene el apoyo de los Demócratas que piensan que los ilegales deben tener una oportunidad de solicitar la ciudadanía y de quedarse aquí como trabajadores temporales”, y que Hillary “liderea ente los Demócratas que dicen que los ilegales deben ser deportados”.

O sea que no es su culpa. Los Demócratas están divididos entre deportarnos o dejarnos como “huéspedes”.

Habrá que votar por el tercer partido…

Return to the Frontpage