February 1, 2008

Peru Negro: El Sonido Electrizante de Afro-Perú

Por James Klein

NUEVA YORK (KPRENSA) – La intersección de ritmos africanos y la canción latina tiene una resonancia especial. Es la razón por la que la música cubana y la brasileña son tan popular en los EEUU. Además, es la razón que el público estadounidense está descubriendo ahora PERÚ NEGRO, el grupo de canción y danza de Peru.

“Zamba Malató”, el nuevo CD de este pionero grupo de 20 integrantes, que fue lanzado al mercado en 22 de enero bajo el sello discográfico Times Square Records. El CD es el seguimiento a “Jolgorio” su último lanzamiento de 2004 que consiguió nominaciones tanto al premio Grammy como al premio Grammy Latino. Además del CD, su gira actual de los EE.UU es su más extensa hasta la fecha, llevando los sonidos del carnaval afroperuano a 46 ciudades.

Peru Negro presenta el desenfrenadamente festivo carnaval afroperuano de canciones y bailes cuyos orígenes se remontan a la llegada de esclavos africanos a Perú en el siglo XVII. El grupo ha creado una fascinación por sonidos afroperuanos en su país de origen, y este mismo interés llegó hace poco a las costas norteamericanas. Ronaldo Campos de La Colina fundó Perú Negro hace más de tres décadas como un conjunto familiar de 12 integrantes y él mismo dirigió al grupo hasta su muerte en el 2001. Originalmente el grupo era apoyado por el gobierno, sin embargo, los difíciles contextos culturales y políticos por los que ha pasado Perú, han hecho imposibles las giras dentro del país, y el grupo ahora vive de sus giras por el extranjero.

El repertorio de Perú Negro es tan complejo, único y estimulante como lo es la misma historia cultural de Perú. El grupo se ha convertido ya en el standard de la música afro-peruana, emulado por otros grupos en Perú y ha conseguido el título oficial de “Embajadores Culturales del Perú Negro” por el gobierno. Ellos tienen su propia escuela en Lima, entrenando a la nueva generación de artistas en un conjunto juvenil de bailarines y músicos llamado Perú Negrito. Ellos han presentado su espectáculo por todo el mundo, salvando de su extinción a formas de música y baile africanas emparentadas y a la vez distintas de la plena puertorriqueña, el vudú haitiano y otros híbridos afroamericanos.

El espectáculo en vivo de Perú Negro ofrece una brillante muestra representativa de diversos estilos de ascendencia africana los cuales habían desaparecido totalmente de la cultura peruana hacia la década de los cincuenta. Aquellos bailes incluyen el celebratorio festejo, el sensual landó, las canciones de protesta de los esclavos llamadas panalivios (las cuales fueron prohibidas por la Iglesia Católica en el siglo XVIII) y los bailes de claqué zapateos. Los instrumentos musicales de la diáspora africana incluyen también al djembe (el tambor de una copa de África Occidental), la batá de Cuba, pero es el cajón, sin embargo, el eje del ritmo, un instrumento de percusión cuyos orígenes se remiten a los barrios de esclavos del Perú, donde los tambores tradicionales fueron prohibidos tanto por los hacendados como por la Santa Inquisición, pero que se han convertido hoy en día en un elemento fundamental de la mayoría de los grupos de jazz latino y de flamenco.

Para su gira 2008, el grupo presentará material nuevo de “Zamba Malató”, así como sus aclamadas reinterpretaciones de clásicas canciones afroperuanas. Sin embargo, en el nuevo álbum el énfasis está en crear material nuevo que se basa en el pasado con partes iguales de innovación y respeto. Entrelazar el complejo pasado del Perú en el complicado presente mundial es la genialidad de Perú Negro, uno de los tesoros musicales de Latinoamérica.

Return to the Frontpage