February 1, 2008

Comentario:

La importancia del Súper Martes

Por Humberto Caspa, Ph.D

Los resultados del estado de Florida están sobre la mesa. Hillary Rodham Clinton venció en la bancada de los demócratas; lo mismo hizo John McCain en el lado de los conservadores. Ahora el Súper Martes, fecha en que los estados más poblados y más importantes participarán en las primarias electorales, está a la vuelta de la esquina.

Para la amargura de los votantes demócratas, con los resultados del Súper Martes todavía no se sabrá el nombre del vencedor de su partido, aunque es muy probable que tendremos una idea clara de quién estará en la punta. Los demócratas necesitan un total 2,025 delegados para nominar a su candidato. Hillary Rodham Clinton obtuvo 249, Barack Obama 181 y John Eduards 56.

En tanto que por el lado republicano se requieren 1,191 delegados. John McCain tiene 93, Mitt Romney 59 y Mike Huckabee 40.

Cerca de 1,700 delegados demócratas estarán en juego en el Súper Martes. Si Rodham Clinton, u Obama en su caso, se adjudique una victoria contundente, la suma de esos delegados no será suficiente para llevarse el “ticket” de su partido. Tendrán que esperar el resultado de las primarias de Texas y otros estados que faltan computar su voto.

Los demócratas tienen un artificio muy importante que puede ser determinante en la elección de su representante. Se trata de los superdelegados. Cerca de 800 oficiales electos y miembros del Comité Nacional Demócrata votan por el candidato de su preferencia en la asamblea nacional de su partido. El voto de estas personas es aparentemente objetivo, no consideran el resultado de las elecciones primarias; empero se tiene previsto que muchos de ellos apoyarán al candidato que haya obtenido el mayor número de votos del estado que ellos representan.

Si es que Rodham Clinton se adjudica vencedora en las próximas elecciones del Súper Martes, ella estará recibiendo el apoyo de un buen número de superdelegados.

Por el lado de los conservadores la situación es mucho más fácil de descifrar. En el Súper Martes se van a elegir más de 1,000 delegados de los 1,191 delegados necesarios. El que gane estaría acumulando una cifra contundente y difícil de revertir.

El resultado de las elecciones de Florida ha dejado bastante contento a McCain. Primero se llevó a los delegados de ese estado y luego el ex alcalde de New York, Rudy Giuliani, quien hace unos meses atrás estaba punteando en las encuestas nacionales de su partido, dio a entrever que estaría oficializando su retiro de la contienda electoral. Su salida va a inclinar más la balanza a favor de McCain, particularmente en los estados de New York, California y en otras urbes metropolitanas. McCain parece estar sonriendo a la nominación conservadora.

Sin embargo, Romney todavía no está vencido y puede hacer rotar la balanza a su favor en el Súper Martes. Una de sus mejores cartas es utilizar la retórica de la crisis económica y minimizar las cuestiones internacionales.

Así, las elecciones primarias entran en la recta final. El Súper Martes posiblemente nos dará un ganador en el partido Republicano y nos estará ofreciendo a dos candidatos demócratas, Rodham Clinton u Obama, a pocos pasos de llevarse la presea de su partido.

El presente proceso electoral ha sido uno de las más reñidos de la historia estadounidense. Una vez que se sepan los nombres de los nominados de los dos partidos, nos encontraremos en pleno inicio de las elecciones federales, lo cual promete ser bastante electrizante.

Para mala suerte de los republicanos, el presidente Bush ha dejado a un país bastante polarizado y enfermo con disturbios inter-nacionales y una economía que se tambalea. Los demócratas tienen una gran ventaja de volver a la Casa Blanca.

Dr. Humberto Caspa es profesor adjunto en la Universidad Estatal de California, Long Beach. E-mail: hcletters@netzero.com

Letters to the Editor Return to the Frontpage