December 24, 2008

La Navidad da esperanza a Tijuana

Por Pablo Jaime Sáinz

A pesar de la ola de violencia que viene ocurriendo en Tijuana en los últimos meses, los tijuanenses no pierden la esperanza: el espíritu Navideño está vivo en la ciudad.

Se puede ver y sentir en la gente que no se deja vencer por el miedo. Salen a celebrar el nacimiento de Jesucristo. Salen a ver los Nacimientos. Salen a las posadas.

En Tijuana se puede escuchar el canto de “En el nombre del cielo, os pido posada...” ¿Recuerdan esta canción que se canta durante todo diciembre para celebrar la Navidad en México?

La época de las fiestas decembrinas ha llegado a Tijuana. Con ella, por supuesto, llegan todas las celebraciones tradicionales que se llevan a cabo en la República Mexicana, aunque de diferentes maneras en las diferentes regiones del país.


El Gobernador del Estado de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán, convivió con adultos mayores en la Colonia Libertad en su posada.

En México, las posadas toman lugar durante el mes de diciembre, comúnmente del día 16 al 24, cuando se celebra la Noche Buena. El motivo de las posadas es para representar la peregrinación de Maria y José por Belén, buscando alojamiento para que la Virgen diera a luz a Jesús. La casa de algún vecino del barrio es el lugar ideal donde celebrar una posada. Hay comida: buñuelos, tamales, champurrado, churros, mandarinas, cacahuates, atole y muchísimos dulces para los niños.

Más tarde, todos los vecinos se reúnen en medio de la calle para hacer la peregrinación. Todos con velas encendidas. Un niño vestido de ángel lidera al grupo de gente. Alguna niña vestida de Maria; otro niño de José. Cantan: En el nombre del cielo, os pido posada... De la casa del anfitrión, las voces contestan: Entren santos peregrinos, peregrinos...

Después viene la piñata, de todas las formas y colores; desde la clásica estrella dorada, hasta una del Hombre Araña o el dinosaurio Barney. Dulces y dulces y dulces para los niños. Dale, dale, dale, no pierdas el tino, porque si lo pierdes, pierdes el camino...

El Gobernador del Estado de Baja California, José Guadalupe Osuna Millán, convivió en dos posadas con dos grupos muy especiales en Tijuana: adultos mayores en la Colonia Libertad, una de las colonias más pobres en la ciudad, y con niños que radican en albergues de la agencia de servicios sociales DIF.

Entre villancicos, regalos y un rico desayuno, Osuna Millán departió con 70 adultos mayores que forman parte del Club #16 “Solamente se Vive una Vez” de la Colonia Libertad, durante su posada navideña.

“Ustedes son la alegría de muchos; cuando me rodeo de mujeres hermosas como ustedes me cargo las pilas, es un gusto estar con ustedes”, dijo el gobernador durante la celebración la semana pasada.

El Jefe del Ejecutivo señaló que uno de los compromisos de la administración actual es la atención a los grupos vulnerables para los cuales funcionan diferentes programas en atención.

Esa misma semana el gobernador y su familia estuvieron con más de 250 niños y niñas en la posada del Albergue Temporal del DIF en Tijuana.

Piñatas, dulces, pastel, payasos, magia, regalos, fruta, tamales y juegos interactivos fueron los ingredientes que formaron parte de la posada.

Santa Claus, Santa Claus, quiero pegarle a la piñata, gritaban los pequeños al momento que corrían y se abalanzan por los dulces que caían de la piñata tradicional.

Más tarde, Osuna Millán presenció y participó en los trucos de magia, mientras otro grupo de niños se formaban para recibir su rebanada de pastel entregado por el matrimonio Osuna.

Otro de los espacios destinados para el cuidado de los niños, es la de maternal, donde los niños de 1 a 3 años de edad, también se divirtieron con las marionetas de teatro guiñol.

En el Albergue Temporal, viven más de 250 niños entre recién nacidos a 17 años de edad, quienes son atendidos por personal especializado y capacitado que trabajan en su reintegración familiar.

Las sonrisas en los rostros de los niños del Albergue Temporal del DIF durante su posada son una buena indicación de que en Tijuana aún hay esperanza. Quizá esta temporada Navideña haga recapacitar a los que continúan dañándola.

Return to the Frontpage