December 19, 2008

Comentario:

Política económica alternativa

Por Humberto Caspa, Ph.D

De acuerdo a los recientes datos oficiales, el desempleo en California está a más de 7% y el nacional está por el 9%. A pesar de toda la información que nos brinda las agencias estadísticas, difícilmente podemos saber el efecto real de la crisis económica, especial-mente si consideramos que los datos oficiales no consideran a las personas desempleadas que no se han registrado y a la población de trabajadores indocumentados.

Con certeza, sin embargo, lo que si sabemos es que el nuevo equipo de Barack Obama va a tener que crear un programa económico que no solamente saque al país de la difícil situación en la que se encuentra, sino que tendrá que enmendar un sector financiero que sufre de la confianza de sus contribuyentes, sobre todo de liquidez económica.

¿Qué tipo de políticas económicas son las más recomendables para sacar al país de la crisis? ¿Será qué existe un modelo alter-nativo?

Durante la administración Bush, el equipo de gobierno recurrió casi enteramente a las políticas de libre mercado para crear desarrollo económico. Por muchos años, el sector financiero se benefició de un programa de gobierno que no controlaba sus transacciones bancarias y le favoreció con un proceso de desregulación que sólo se compara con el periodo liberal de inicios del Siglo XX.

A corto plazo, las consecuencias fueron una bonanza que creó un desarrollo económico sustentable y aceleró la globalización. Sin embargo, a mediano y a largo plazo, dichas políticas generaron sobreproducción y el abuso del sector privado en las transacciones económicas, lo cual eventualmente provocó una crisis a nivel mundial. El “chispazo” grande se dio en nuestro país y de ahí se contagiaron otras economías del mundo.

Por lo que ocurrió recientemente, no creo que nuevo equipo de Barack Obama proponga una política de desregularización al estilo de George W. Bush. Tampoco creo que impongan políticas estatistas que caracterizó al gobierno de Franklin D. Roosevelt y a un ciclo de presidentes que creyeron que el gobierno resolvería los problemas del desempleo.

Lo que probablemente ocurra es que Obama creará un programa macro económico combi-nado de políticas de mercado y estatistas. Es decir una propuesta de lo mejor que tienen estos dos modelos económicos.

Con un programa económico mixto, los mercados se mantendrían abiertos, pero las inversiones extranjeras serían ajustadas y controladas por el gobierno para que no exista un déficit comercial con otras naciones, particularmente con las economías asiáticas.

El gobierno de Obama no debe permitir, por ejemplo, una relación económica tan asimétrica con su similar de China. El beneficio económico deberá ser para las dos partes, no sólo para los chinos. Nuestros productos tienen que tener acceso a sus mercados. Esto, por supuesto, alimentaría a nuestra industria, crearía mayor inversión en el mercado y generaría muchos trabajos.

Por otra parte, una economía mixta no permitiría el abuso de las empresas privadas en el sector financiero y los mercados. El gobierno estaría siempre pendiente de sus transacciones y existiría leyes que permiten la transparencia económica. Lo anterior no significa que el gobierno se involucre en los procesos microeconómicos de las empresas, sino que controlaría sus abusos. Los anteriores procesos fueron algunos de los elementos vitales que adoleció el gobierno de Bush.

Al final, existe alternativa económica que nos sacaría de la crisis que atraviesa el país. Es cuestión que nuevo gobierno de Obama haga ejercicio de un programa que combina un modelo estatista y uno de mercado. Dada la situación, yo creo que es la mejor medicina para muestra malestar económico.

Dr. Humberto Caspa es profesor universitario. E-mail: hcletters@yahoo.com

Letters to the Editor Return to the Frontpage