December 12, 2008

Guardan Bellos Recuerdos del Pasado Histórico de Tijuana

Por: Paco Zavala

La historia de Tijuana, gracias al apoyo que está brindando la ciudadanía que ama a la ciudad y que de una manera o de otra conserva algunas reliquias del pasado histórico de la ciudad y tiene a bien prestarlos o donarlos al Archivo Histórico de Tijuana, que se localiza en el Palacio de la Cultura de Tijuana, se ha ido complementando y hoy día, sabemos y podemos conocer muchos aspectos de este pasado que vivió la ciudad.

Dentro de este ámbito histórico, encontramos como en otros pueblos, la importancia que ha representado la inmigración para lograr un crecimiento y desarrollo, que los conduzcan a su futuro y consolidación.

La historia de Don Francisco Galván Valenzuela, inmigrante que arribó a Tijuana, a principios del siglo pasado, proveniente de Mapimí, Durango, vivió después de salir de su pueblo en Torreón, Coahuila, luego en Mexicali y finalmente llega a Tijuana, en donde vivió hasta su fallecimiento, acaecido en el año de 1963.


Desfile Cívico por calle 2da y Revolución (al fondo el edificio de la Cia Comercial de B C ) CIRCA 1956

Ya en Tijuana, desempeño labores en distintos trabajos y allá por el año de 1923, se reunió con algunos amigos suyos de la época y forman el Gremio de Taxis Amarillos.

Don Francisco Galván, fue un apasionado de la fotografía y con su cámara lega a la posteridad cientos de tomas que realizó, tanto del círculo familiar como de la ciudad. Celia Galván Ramírez, hija de Don Francisco, fue quien guardó en el baúl de los recuerdos muchas de estas tomas fotográficas y en la actualidad se localizan en una Exposición Fotográfica en el Archivo Histórico de Tijuana.

Cuentan que Don Francisco, fue un hombre con un gran espíritu de servicio, muy ocurrente y simpático con sus compañeros y con sus pasajeros.

Fue un patriota; en la II Guerra Mundial se enlistó en el Comité de Defensa de Tijuana, como parte de un grupo de ciudadanos dispuestos a defender la ciudad de un posible ataque extranjero.

Algo que destacó en Don Francisco, fue su gran afición por la fotografía, en esta no solo destacaron las tomas familiares; sus primeras fotografías datan de 1920 aproximadamente; fotografió los caminos, las serranías, eventos y todo lo que se atravesaba a su lente.

Return to the Frontpage