December 12, 2008

Obama y Mexíco

Por Mariana Martínez

El triunfo de Obama hizo que millones de personas respiraran aliviadas, entre ellas millones de Mexicanos, cuyos familiares viven en este país, al que además se destinan más del 80% de sus exportaciones y cuya economía son básicamente dependientes.

Pero en medio de una profunda crisis financiera y temas apremiantes demandando su atención, ¿Cambiara la presidencia de Obama la agenda bilateral con México?

La señora Alicia Duarte es una tijuanense que cruza a San Diego, California al menos tres veces por semana. Su hijo Juan Carlos ingreso a la milicia y esta actualmente en Afganistán, mientras que su hija Alicia, vive en Los Ángeles y esta desempleada.

Para ella el futuro de Estados Unidos es el de sus hijos.

“Ojala que de veras el señor Obama cumpla como presidente nosotros como mexicanos confiamos mucho en el señor Fox y no vimos resultados…nosotros votamos por Fox por el cambio y pienso que los americanos también votaron por un cambio”.

Las preocupaciones de la señora Duarte son también las de miles de analistas que observan con cuidado la conformación del gabinete de la nueva administración, así como sus visitas y discursos referentes a América Latina.

Durante las elecciones se habló de México en el marco de tres grandes temas: La renegociación del Tratado de Libre Comercio, la creciente violencia de la guerra contra las drogas y la inmigración.

En el tema migratorio, el economista Cuautémoc Calderón Villareal del Colegio de la Frontera Norte, expresa poco optimismo.

“La prioridad de EU no es México, yo creo que nunca ha sido y ahora menos, siempre ha sido visto como un problema a resolver y no un aliado” explica, “Los Estados Unidos piensan el acuerdo migratorio en base a sus necesidades de empleo, de ellos, no es porque sean muy buena onda o nos quieran dar…un acto humanitario, en medida en que los sectores económicos lo demanden, ellos van a ser más flexibles”.

Calderón Villareal agrega que Obama tendrá que resolver primero el tema económico, principal reclamo de su base política.

Aunque es imposible saber exactamente como cambiara la administración de Obama su relación con México, su selección de miembros del equipo de seguridad y comercio dan pistas sobre los planes de comercio con México y las relaciones bilaterales de seguridad.

La designación de su exrival Hillary Clinton para dirigir el Departamento de Estado, ha sido recibida por los Mexicanos de con reacciones mixtas.

Por un lado Clinton se pronunció a favor de hacer cambios al Tratado de Libre Comercio pero la doctora Laura Carlsen del programa de las Américas DICE que Obama y Clinton no coinciden en los detalles de dichos cambios.

“En términos de la relación [los mexicanos] creen que es una persona capaz en la diplomacia y abierta a la relación con México, pero realmente no ha dicho mucho respecto a sus planes” dijo Carlsen.

Respecto al brusco incremento en violencia y crímen organizado que se vive en Mexico, Obama se ha manifestado dispuesto a ayudar contra la violencia y el narcotráfico.

Durante un discurso dado como candidato en Miami, Obama dijo que los carteles mexicanos de la droga están aterrorizando las ciudades y pueblos y apoyó al presidente Calderón al decir ya basta.

“Debemos apoyar el esfuerzo de México, pero debemos hacerlo no sólo con fuerza, debemos apoyar la legalidad, desde abajo y esto significa invertir en prevención y en procuradores, en policía comunitaria y juzgados independientes” dijo el entonces candidato.

Pero la doctora Carlsen, teme que estos acuerdos en temas de apoyo en la lucha contra las drogas no sólo no han ayudado sino que ya están perjudicando seriamente a México, apoyando una militarización que agudiza la corrupción.

Tan sólo en Tijuana, se han realizado en este año 757 asesinatos violentos, la mayoría de ellos vinculados al crimen organizado, mientras que autoridades de todos los niveles se han visto involucradas en escándalos de corrupción y colusión con el narco.

“Cuando todos los esfuerzos que existen se dirigen a la interdicción, es decir a parar el flujo de la droga desde la producción y el trafico hacia el mercado, lo que pasa es que se crea una situación, una sociedad militarizada….” explica Carlsen, “y también se crea un ambiente donde crece la corrupción por la presencia y el contacto entre el ejercito y los carteles de la droga y eso es precisamente lo que estamos viendo aquí, ya estamos viendo el doble de asesinatos relacionados con la lucha contra la droga, en comparación al año pasado”.

Con todas esas incógnitas, los expertos reconocen que el mandato de Obama abre la puerta a avances en la agenda bilateral con Mexico, pero señan que la movilización social y la presión de las bases partidistas en ambos países, serán la clave para que no se dejen en el olvido los temas prioritarios para la población.

Return to the Frontpage