August 29, 2008

Comentario:

El espectro del desempleo

Por Humberto Caspa, Ph.D

Para que la economía nacional adquiera calor y estabilidad, es necesario que el nivel de empleo se mantenga en óptimas condiciones.

Como están los trabajos en el estado de California, parece que estuviéramos viviendo un adelanto del Día de los Muertos y una noche espantosa de Halloween en pleno verano.

El espectro del desempleo está transitando libremente en las principales arterias de Los Ángeles y otras zonas metropolitanas del “estado dorado”. Su aspecto macabro sigue atormentando a un buen número de familias californianas, negándoles el pan de cada día y obligándoles a vivir en condiciones de más precarias.

De acuerdo a fuentes oficiales del gobierno de California, el promedio de personas que buscan un seguro de empleo aumentó en un .3%, es decir subió de 7% en junio a 7.3% en el mes pasado. En julio solicitaron más de 1,352.000 trabajadores un seguro de desempleo en las oficinas del estado de California.

El dato anterior no incluye a las personas indocumentadas, tampoco registra a aquellas personas que regularmente se apuestan al frente de las tiendas Home Depot y otros centros informales de trabajo, en donde los empleadores buscan afanosamente mano de obra barata.

Lo triste de la situación laboral es que el espectro del desempleo todavía no ha adquirido su máximo desarrollo. Algunos especialistas e intelectuales en la materia prevén que los indicadores de desempleo volverán a incrementarse en los próximos meses.

¿Qué es lo que esto significa para la economía del estado? ¿Qué efectos tendrá en los bolsillos de los californianos?

En general, los datos económicos recientes son también malas noticias para el mercado de bienes y servicios. Mientras menos personas laboran, menor es el incremento de dólares en el bolsillo del trabajador. Esto, por supuesto, afecta la canasta familiar y el gasto en el mercado de bienes y servicios.

Si nos dedicamos a ver al trabajo desde un punto de vista más analítico, entonces nos daremos cuenta que la fuerza del ser humano –mental o física— es sumamente importante para que las cosas tengan algún valor material en el mercado. Sin el trabajo del hombre o la mujer, las cosas no valen nada.

El padre de la economía de mercado, Adam Smith, y otros clásicos de la economía mundial, como Carlos Marx, John Maynard Keynes, Friedrich Von Hayek, entre otros, a menudo argumentaban en sus obras seminales que una cosa o una mercancía sin el trabajo congruente del ser humano no tenían ningún valor de intercambio.

En otras palabras, al no tener un valor dado, las cosas tampoco tienen un precio en el mercado. En este sentido, una libra de arena de la playa no vale nada, mientras que una libra de cemento tiene un precio debido a que un número de personas invirtieron un tiempo de trabajo en la elaboración del cemento. Usted ahora se imaginará por qué el diamante vale tanto dinero.

En todo caso, el trabajo del humano es la barita mágica del mercado y de la economía del país en su conjunto. Si las condiciones laborales en California y en el país no mejoran, la situación económica continuará sumergida dentro de una crisis agobiante que puede estallar en una depresión económica similar a la ocurrida en el año 1929. Fue durante este año en que los mercados se desbarataron por la falta de oportunidades laborales.

Así, de nada sirve que el gobernador del California, Arnold Schwarzenegger, esté divulgando que la economía empieza a restablecerse y que los indicadores de desempleo volverán a mostrar números pequeños en los próximos meses.

Mientras la gente quede desempleada y el mercado de trabajo no logre absorber a aquellas personas que fueron despedidas por falta de recursos económicos de sus empresas, la situación laboral en California no se resolverá y seguiremos teniendo problemas estructurales en la economía.

Las políticas del gobierno estatal tienen que darle otra cara al problema del desempleo. El presupuesto de California, el cual está siendo cuidadosamente configurado por el equipo de Schwarzenegger y los congresistas del estado, es un elemento esencial para revivir la fe de los trabajadores y puede convertirse en la fuerza arrolladora contra el espectro del desempleo.

Dr. Humberto Caspa es profesor universitario. Autor del libro: “Terror en el barrio latino: La llegada de la nueva derecha al gobierno municipal.” E-mail: hcletters@netzero.com

Letters to the Editor Return to the Frontpage