August 15, 2008

“¡Nuestra salud no se vende!”

Residentes del suroeste de Chula Vista protestan el plan de expandir una planta energética

Por Pablo Jaime Sáinz

Diana Vera vive muy cerca de la planta de energía MMC cerca de la Main St. en el suroeste de Chula Vista, donde la mayoría de los residentes son latinos y familias de escasos recursos.

La abuela de 57 años dice que le preocupa que la propuesta de expandir la planta energética aumentará drásticamente los riesgos de salud de sus nietos.


Children wore masks to make a point against the energy plant.

“Ya basta”, dice Vera, quien se unió a un grupo de residentes de la comunidad y organizaciones locales para protestar esta semana en contra de un acuerdo entre la Ciudad de Chula Vista y MMC donde la compañía se compromete a pagarle a la ciudad $210,000 a cambio de permitirle expandir la planta de energía. Los protestantes también hablaron durante la junta del cabildo de Chula Vista durante su junta semanal, exigiendo a los regidores cambiar su postura en este tema.

“Históricamente, la ciudad ha echado todos los tóxicos al suroeste de Chula Vista porque siempre toman ventaja de las familias de escasos recursos de minorías”, dice Vera, quien ha vivido en el área desde que tenía 11 años de edad. “Finalmente estamos alzando nuestra voz para decirles que no lo vamos a tolerar más. Queremos que nuestros niños vivan libres de tóxicos. Es irónico que en los Estados Unidos donde tenemos libertad de elección y de libre expresión, tengamos que pelear por el derecho al aire limpio”.

Vera, quien es miembro de la Environmental Health Coalition, una de las organizaciones líderes en contra de la planta de energía, dice que su esposo, sus hijos y sus nietos, así como sus vecinos, todos estuvieron en la protesta porque quieren vivir una vida más saludable.

“La única razón por la que estamos aquí es porque nos preocupa la salud de nuestra comunidad, la salud de nuestros hijos”, dice la protestante Graciela Martínez, quien es residente del suroeste de Chula Vista.

Los grupos se juntaron en frente del Salón de Juntas del Cabildo de Chula Vista para protestar una carta que la ciudad envió a la Comisión de Energía de California donde indica que la ciudad no se opone a la expansión de la planta MMC.

Cartas obtenidas por La Prensa San Diego detallan el acuerdo entre MMC y la Ciudad de Chula Vista que incluye un pago por $210,000 de parte de MMC a la ciudad.

Harry Scarborough, vicepresidente de MMC Energy Inc, en una carta a la Comisión de Energía de California, dice: “Creemos que la Ciudad va a darse cuenta que el Proyecto está en armonía y a su vez, es consistente con el Plan General de la Ciudad”.

Pero el regidor de Chula Vista Rudy Ramírez, el único regidor que estuvo presente durante la protesta, le dijo a la multitud que él estaba en contra de la expansión de la planta de energía porque la propuesta contradice al Plan General de la ciudad, que indica que las instalaciones energéticas no deben estar a menos de mil pies de personas.

Según la Environmental Health Coalition, la nueva planta de energía estaría a 350 pies de viviendas, a 1,300 pies de la Escuela Primaria Otay y a 1,200 pies del Centro Recreativo de Otay.

“La ciudad ha volteado su postura por completo acerca de la planta mientras lo único que ha cambiado es la promesa de $210,000. El público merece una oportunidad de dar su opinión antes de que el cabildo tome esta postura”, dice Leo Miras de Environmental Health Coalition.

Entre los riesgos de salud para los residentes, especialmente niños y ancianos, están baja calidad en el aire, contaminación, asma y hasta cáncer, dice la EHC.

“La planta de energía causará mucha contaminación en el vecindario”, dice Theresa Acerro, presidenta de la Asociación Civil del Suroeste de Chula Vista. “Parece que el cabildo a vendido la salud de nuestra comunidad por $210,000. Nuestra salud no se vende”.

Return to the Frontpage