August 15, 2008

Comentario:

Oportunidad

Por José R. Uzal

Las ironías políticas que produce nuestro sistema democrático no tienen límite. La xenofobia ha sido la tabula rasa que mide la política local en Estados Unidos. Es difícil para los extranjeros de la primera generación incorporarse al sistema político y llegar a ser electo si tienen un acento pronunciado.

Las subsecuentes generaciones de cualquier grupo étnico tiene más oportunidades a su alcance. El hablar sin acento tiene sus ventajas. Los hispanos por ser la mayor minoría (salve la contradicción de términos) tienen el problema de que los votantes al ver la balota no saben si un Martínez o un González acaban de llegar o son de la cuarta generación y por lo tanto califican para se llamados Yankees.

El Estado de California llevo a cabo elecciones en Octubre 2003 para quitarle el mandato al entonces Gobernador Gray Davis el cual estaba en problemas. Este hecho creo la gran ironía de tener a un americano, con experiencia política, de apellido Bustamante enfrentándose a un actor extranjero de apellido Schwarzenegger.

California es notoria por la gran cantidad de organizaciones contra extranjeros que alberga. Desde English Only hasta los extremistas de derecha como la Nación Aria la gama de opiniones contra los extranjeros es amplia. Todas estas organizaciones demandan que se hable un idioma puro y que las oportunidades sean para los nativos. El problema es que Bustamante, el vice Gobernador del Estado, tiene un apellido obviamente Hispano; lo cual empujo a los que discriminan a los hispanos a tener que votar por un extranjero. Una ironía deliciosa.

Pero como la alegría en casa del pobre dura poco la candidatura de Bustamante puso a todos los hispanos en los Estados Unidos en una posición difícil. Si Bustamante no ganaba las elecciones seria vistas como evidencia del poco poder político de los hispanos: somos muchos pero no somos….votantes.

El triunfo de Bustamante hubiera cambiado totalmente el panorama político nacional al indicar que un estadounidense de origen hispano podía ganar elecciones importantes. El triunfo de Bustamante quizás hubiera facilitado que un futuro muy lejano una Sra. De apellido García llegara a ser Presidenta de Estados Unidos.

Las elecciones especiales para gobernador en California en el 2003 se hubieran podido ganar por pluralidad o sea que el ganador no tenia que obtener una mayoría de votos. El candidato que obtuviera más votos era el triunfador. Todos los grupos de activistas salieron a votar por el extranjero Schwarzenegger contra el estadounidense Bustamante y lo eligieron Gobernador de California. Fue tan sencillo como eso.

Lo único que tenían que haber hecho los votantes hispanos del California era salir a votar y el resto de los hispanos que no eran votantes tenían que haber aportado trabajo o dinero.

Cruz Bustamante perdió aquellas importantes elecciones y todos los Hispanos perdimos en su derrota poder, prestigio y beneficios políticos. Cruz Bustamante era la “Gran Esperanza Hispana” en la política de EE.UU. Perdimos la oportunidad demostrar a las fuerzas políticas de esta nación, que somos mas que un bloque de consumidores con un poder adquisitivo de mas de un trillón de dólares.

El próximo noviembre los hispanos tendrán de nuevo la oportunidad de hacerse sentir como votantes. Si participamos podemos cambiar la percepción de los profesionales del proceso electoral que somos un bloque económico pero no un bloque de votantes con poder político.

No importa por quien votemos, el voto es secreto, pero el acto de ir a votar no lo es. La unidad nos da fuerza pero el voto es nuestra voz.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal, en West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes.

Letters to the Editor Return to the Frontpage