August 8, 2008

California Conservation Corps, sigue siendo buena opción para latinos

Por Pablo Jaime Sáinz

Cuando David Naranjo era un adolescente en Logan Heights en la década de los 1930, no habia muchas oportunidades para los méxico-americanos.

Las únicas opciones que él tenía era trabajar en las fábricas donde su familia trabajaba enlatando pescado o más al sur en los campos, donde trabajaba los veranos.

“Éramos muy pobres”, dice Naranjo, de 87 años. “Teníamos muy poco que comer”.


Ernie Esparza, 88, de San Diego, con su sobrino Benny Garcia, director del California Conservation Corps, cental de San Diego.

Pero cuando el Presidente Franklin Roosevelt creó la Civilian Conservation Corps hace 75 años en 1933 como parte de su New Deal, el programa le abrió las puertas a miles de méxico-americanos hacía un mejor futuro.

Naranjo se unió al programa en 1936 y estuvo ahí hasta 1939. Durante esos tres años, el joven Naranjo aprendió muchas habilidades que después le sirvieron cuando estaba buscando un mejor empleo, dice.

“Me ayudo a conseguir un mejor trabajo que en el campo, donde trabajaba en ese entonces”, dice.

Naranjo fue parte de un grupo de nuevo miembros de la Civilian Conservation Corps de los 1930 que sirvieron en Camp Vista y otros campamentos CCC en el Condado de San Diego. Recibieron un homenaje en una ceremonia el viernes 1 de agosto hecha por miembros del California Conservation Corps de hoy en las instalaciones de la unidad de San Diego en National City.

En la ceremonia estuvieron docenas de miembros de CCC de hoy, quienes echaban porras a los “CCC Boys” originales, quienes compartieron historias de sus vidas como miembros de CCC.

Siete de los nueve miembros originales en el evento son méxico-americanos, dice Benny Garcia, director del centro de San Diego de CCC.

“Dejan un legado para la siguiente generación de latinos que se unen a California Conservation Corps”, dice Garcia, cuyo tio, Ernie Esparza, de 88 años, era uno de los CCC Boys originales en el evento. “Son una conexión real al pasado para nuestro miembros actuales”.

Garcia dice que del 40 al 50 por ciento de los miembros de CCC en el Condado de San Diego son Latinos, aunque también a un gran número de refugiados africanos.

Lauro Vega, 85, de Chula Vista, dio testimonio de su vida, ya que muchos de estos hombres fueron enviados a la Segunda Guerra Mundial luego de que dejaron CCC. Él se unió a CCC a la edad de 17 años en 1939 y fue asignado al Camp Vista, trabajando en control de erosión y mantenimiento de caminos en el Condado de San Diego. Él fue uno de los soldados que aterrizaron en Omaha Beach en D-Day en 1944.

Otros CCC Boys que estuvieron en la ceremonia son Leo Leyba, 85, de San Diego, John Rubalcava, 85, de Chula Vista y Eugene Mendoza, 84, de National City.

Para Augie Bareño, presidente de la Logan Heights Historical Society, estos hombres representan un documento viviente de historia méxico-americana en San Diego, ya que son de los pocos veteranos de la Segunda Guerra Mundial que siguen vivos.

“Si el documental de PBS acerca de la guerra excluye sus historias, este tipo de reconocimientos pone sus legados en público. Este es el tipo de reconocimiento que estos hombres merecen por servir a su país”, dice Bareño.

Felipe Rivera, un joven de 19 años de Chula Vista que es miembro de CCC, dice que California Conservation Corps le ha ayudado a aprender acerca de su propia cultura y de otras culturas.

“He aprendido muchas herramientas, pero más que nada, me han enseñado a ser un mejor miembro de la sociedad”, dice Rivera.

California Conservation Corps es un programa de desarrollo de fuerza laboral que ofrece a jóvenes hombres y mujeres la oportunidad de servir al estado y desarrollar habilidades laborales a través de entrenamiento en conservación ambiental, protección de incendios y respuesta de emergencia.

Para conocer más acerca de este programa, visite www.ccc.ca.gov.

Return to the Frontpage