April 18, 2008

Cambio en la ley de Aduanas Agilizará los Trámites Para la Importación de Donaciones

Los regalos de caridad ya no enfrentarán esperas de hasta un año para cruzar la frontera

Por Mariana Martínez

A finales del año pasado, el grupo de Rotarios de Thousand Oaks California decidió donar un equipo de cirugía a la Fundación Castro Limón en Tijuana, conocida por su labor con los niños que tienen cáncer.

El artefacto con un valor de 50 mil dólares, pasó más de ocho meses en las bodegas de aduanas en Tijuana, detenido por papeleo y trámites, como hasta ahora ha sido una experiencia común en los procesos de donación en especie provenientes de Estados Unidos hacia México.

Amy Carstensen, directora del programa de donaciones de la Fundación Internacional de la Comunidad en Sorrento Valley, dijo que el problema de trámites y tardanzas en la frontera es un problema grave.

“Constantemente hemos tenido que rechazar donaciones porque el proceso [de ingreso a México] era mis-terioso, difícil y poco claro,” explica Carstensen, “las cosas muchas veces no cruzaban la frontera, se perdían en las bodegas o los trámites eran eternos porque los documentos que iban a la ciudad de México tenían errores”.

Pero un cambio en la ley de aduanas en México, agiliza los trámites para la importación de donaciones en especie que realicen organizaciones civiles del extranjero en cualquier aduana del país.

Esta iniciativa que ya es realidad fue impulsada por el diputado Carlos Torres, quien mencionó que este proyecto beneficia a todos donatarios autorizados en el país, pero especialmente a los grupos civiles trabajando en la zona fronteriza.

“Al entrevistarme con representantes de la sociedad civil me encontré con muchísima impotencia, coraje y frustración, al no poder traer los incentivos sociales que tanto necesitamos y me di a la tarea de facilitar la entrada de estos donativos a nuestro país”, explicó el diputado.

Hasta ahora, las organizaciones que tuvieran una donación en especie proveniente de otro país tenían que llenar una serie de formatos impresos que luego se enviaban a la ciudad de México para ser evaluados.

El trámite tardaba hasta ocho meses y muchas veces jamás llegaba a su destino.

Pero ahora el trámite se podrá realizar por Internet, donde se ve claramente qué artículos son los permitidos y cuáles no, además de marcar cualquier error en el llenado de la forma, de manera inmediata.

En esta primera etapa existen 220 organizaciones civiles dentro del Servicio de Administración Tributaria (SAT) que podrán realizar donativos de forma ágil una vez que tengan esta firma electrónica.

Para ésto se ha ofrecido un taller dirigido a las organizaciones civiles para que éstas sepan cómo funcionará este nuevo sistema y la Fundación de la Comunidad Internacional está ya trabajando en la creación de una guía de donaciones en especie que buscará difundir entre donatarios y a través de la red de consulados de México en Es-tados Unidos.

Jesús Rojas Ibáñez, Administrador del Sistema de Admi-nistración Tributaria (SAT), dijo que esta nueva agilización es un compromiso, es simplificar el trámite, revisar de manera más ágil y modernizar el proceso por Internet.

“Esto no quiere decir que no vamos a revisar la mercancía, sino que lo vamos a hacer de manera más rápida y vamos a mantenernos atentos a personas que quizás quieran aprovechar este recurso para su beneficio”, agregó Ibáñez.

La hora de sanar e involucrarse

Las trabas y problemas de entregar donativos en México provienen de una larga historia de la relación entre ONGs y gobierno.

Jorge Villalobos Grzbowicz, es presidente Ejecutivo del Centro Mexicano de la Filantropía, la cual representa a 600 donatarios, incluyendo 100 empresas, 150 personas y 450 ongs.

Villalobos considera que desgraciadamente en México no se ha valorado el sector de la filantropía y que hay mucha cautela y recelo de las autoridades hacia las donatarias autorizadas.

“Lamentablemente en México hay apenas 5 mil 700 donatarias autorizadas mientras que en contraste, EU tiene 2.5 millones”, explicó, “todavía queda mucho por hacer para fortalecer la responsabilidad social en el país, pero esto no puede ocurrir sin estímulo del gobierno”.

Villalobos agregó que, “ahora nos toca a nosotros ser más transparentes como sector, por lo que estamos promoviendo la autorregulación y que más grupos tramiten el convertirse en donatarios, así como que las empresas mexicanas asuman su responsabilidad social”.

Return to the Frontpage