April 11, 2008

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Luisa Fernanda Montero

La tercera edad: Un reto para la familia moderna

Por Luisa Fernanda Montero

La tecnología ha traído a la humanidad a un tiempo en el que – para quienes tienen acceso a ella y han disfrutado de sus beneficios – la vida se hace más larga; pero, ¿estamos listos para ese reto?

Actualmente millones de familias hispanas en Estados Unidos tratan de determinar cual es la mejor forma de manejar el envejecimiento de sus seres queridos, contando muchas veces, con limitaciones económicas.

Nuestros abuelos vivieron la época en que las familias eran numerosas y en la que, muchas veces, se compartía la ‘casa grande’ y en ella tenían cabida varias generaciones; abuelos, padres, hijos y nietos.

Nuestros viejos llegaban a sus años invernales rodeados de su familia; pero hoy la globalización y las migraciones, han generado núcleos familiares reducidos en los que padres e hijos se separan y en los que las obligaciones laborales no dan tiempo para compartir con los mayores y a veces, tampoco, para darles el cuidado que merecen.

Las opciones existen, y de acuerdo con la especialista en el cuidado de mayores Stella Mora Henry, son tres.

La primera, que un familiar que pueda y quiera hacerlo se haga cargo de la persona mayor; la segunda que la persona sea enviada a un asilo de ancianos o a una casa asistida y la tercera que se contrate personal especializado para que la atienda en su propia casa.

¿Como elegir? Eso depende de las posibilidades de cada familia que deberá tomar decisiones que no son fáciles, pero que deben ser tomadas porque de ellas depende el bienestar – y aunque suene duro – el bien morir de uno de nuestros seres queridos.

Según Mora Henry, autora de ‘La guía para el cuidado de nuestros mayores’, la familia debe planificar, dialogar y decidir tomando en cuenta los deseos del adulto en cuestión. No deben tomarse decisiones que le afectarán directamente sin contar con su opinión.

Todos debemos enfrentar duras realidades con nuestros mayores en algún momento, porque esa es la ley de la vida y debemos empezar a tener conciencia de que tenemos que planificar el futuro de nuestros mayores, con tiempo.

Si nos unimos como familia, planificamos y decidimos con amor, podremos lograr que nuestros ancianos vivan sus últimos días amparados por la comprensión de sus seres queridos, aun cuando las deficiencias de salud los obliguen a vivir en un asilo.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para acceder a servicios en su comunidad llame a La Línea de Ayuda de La Red Hispana al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage