April 11, 2008

Afectan Leyes Migratorias Tradición De “Mojados” En Guerrero

Por Sergio Flores Hernandez

ACAPULCO, México- El endurecimiento de las leyes migratorias en los Estados Unidos ya alcanzó a afectar hasta una tradición de raigambre en el estado de Guerrero en el sur de México.

Y es que, por más de 30 años, el poblado de Mazatlán en el Municipio de Chilpancingo, organiza “El encuentro” una celebración en honor a los que algún día salieron de su tierra en busca de mejores oportunidades de vida, la mayoría como “mojados” o “braseros”, en busca del sueño americano, emigrando a los Estados Unidos de Norteamérica.


Los mazatlecos reciben a sus familiares con coloridas y jocosas danzas que datan del período de la Colonia Española.

Con coloridas y jocosas danzas que datan del periodo de la Colonia Española, tras la conquista de México, como las de Los Manueles, de Los Diablitos, Los Santiagos, Los Tlacololeros, entre otras, los mazatlecos reciben a sus hijos que viven fuera de esas tierras.

A los radicados en otros municipios y estados del país pero sobre todo, a los que fueron a buscar los dólares a la Unión Americana, les ofrecen pozole, barbacoa, chalupitas con pollo al chipotle y de beber, aguas frescas, cervezas y desde luego, el tradicional mezcal de Héctor López, uno de los mejores de la región.

Pero a diferencia de años anteriores en que los paisanos radicados en Estados Unidos llegaron después de la Semana Santa y se organizaron trayendo consigo billetes verdes y hasta equipos de cómputo para las escuelas de educación básica en el poblado situado a 100 kilómetros al norte de Acapulco, en esta ocasión, los emigrantes no llegaron como en épocas anteriores.

“Sí, llegaron pero unos que otros, no como en años anteriores que venían hasta con regalos para los niños y ahora no, llegaron porque la pasada está dura, la ley contra los emigrantes se ha endurecido y ahora es más difícil venir a México por eso es que casi no llegaron nuestros paisanos”, reconoció don Rubén Carvajal, oriundo de Mazatlán, Guerrero.

Cada año, después de la Semana Santa, se organiza la bienvenida a los paisanos, radicados fuera de ese poblado, principalmente los que viven y trabajan en Estados Unidos y a esa fiesta se le conoce como “El encuentro” que se viene realizando cada año desde la década de los 80.

Mientras que en años anteriores a marcha de “El encuentro” que consiste en recorrer con danzas, música, baile, bebidas y desde luego, mezcal, en unos dos kilómetros del pueblo de Mazatlán concentrando a unas 10 mil personas, en la fiesta que terminará el primer fin de semana de abril, apenas se reunieron unas mil y con escasa presencia de emigrantes radicados en Estados Unidos.


“El Encuentro” consiste en recorrer con danzas, música, baile, bebidas y desde luego, mezcal, unos dos kilómetros del pueblo de Mazatlán.

“Otro problema que enfrentan nuestros paisanos es la crisis económica porque si vienen gastan su dinero y entonces ya no pueden mandar los dólares a sus familias que viven acá en Mazatlán”, reconoció el organizador de El Encuentro.

Mazatlán, situado en el Municipio de Chilpancingo, Guerrero, cuenta con una población de unos 30 mil habitantes, gran parte de ellos campesinos y como muchas comunidades del estado de Guerrero, exportador de mano de obra a los Estados Unidos.

Sergio Flores Hernández es periodista egresado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de México. Ha sido corresponsal nacional en México para Monitor de Radio Red y el periódico Reforma, además de colaborador en diversos medios internacionales.

Return to the Frontpage