April 11, 2008

Reabren el mítico Casino Agua Caliente

Pot Mariana Martínez

Exuberante es la palabra que mejor describe la reinauguración del casino más moderno de América Latina, el famoso Casino Agua Caliente, que volvió a abrir sus puertas el pasado 5 de abril, luego de un largo cierre.

Al pasar por el enorme estacionamiento hasta la puerta, un Rolls Royce y alfombra roja reciben a las largas filas de jugadores de todas las condiciones socioeconómicas esperando tener un turno en una de las 10 mil 300 máquinas instaladas en el enorme casino.

El casino cuenta con 2 plantas, de las cuales el primer piso está lleno de máquinas de juego y una sala de bingo para 700 personas, y se espera en los próximos meses se abra el segundo piso, con restaurantes y bares de lujo.


Jorge Hank Rhon takes a stroll through his newly remodeled gaming center at the Caliente Racetrack during the center's official opening ceremony. It is the largest gaming center in Mexico. Photo - David Maung

Dentro, la música estruendosa parece animar a los meseros y personal de servicio, quienes vestidos de gala recorren un laberinto de luces de colores, dibujado por el humo de cigarro.

Los meseros y visitantes tratan de no tropezar con las bailarinas semidesnudas y artistas en zancos, logrando que lleguen intactas las bebidas de colores a las manos y bocas de los jugadores.

En medio del exótico espectáculo se encuentra el empresario, ex alcalde de Tijuana y ex candidato a la gobernatura del estado, Jorge Hank Rhon, luciendo una larga barba canosa y una camisa manchada de sudor.

El heredero del casino,—propiedad de su familia desde 1916—, dio un recorrido por las nuevas instalaciones, comentando que el costo de la remo-delación supera ya los 25 millones de dólares y da empleo directo a 700 tijuanenses.

Hank Rhon es un controvertido personaje cuyo último escándalo fue hace un par de semanas, cuando siete de sus escoltas, incluyendo su jefe de seguridad, Jorge Vera Ayala, fueron detenidos por autoridades estatales por disparar al aire y como consecuencia perdieron su licencia para portar armas.

Jorge Vera, de 24 años de edad, es hijo de Antonio Vera Palestina, preso desde hace años por el asesinato del periodista Héctor Félix Miranda, que diversos medios y organismos atribuyen al propio Hank Rhon.

La puerta abierta, ¿a que?

A pesar de que no se ha aprobado la legislación que legaliza las casas de juego en México, al menos una docena de éstas operan con permisos otorgados en el 2005 bajo auspicio del entonces secre-tario de gobernación, Santiago Creel Miranda.

Estas empresas han ganado amparos contra la Secretaría de Gobernación, órgano que pretende regularlas y que desde la salida de Creel en junio del 2005 no ha otorgado ningún otro permiso a empresas de este giro.

Según datos de la Secretaría de Gobernación, hay 165 centros de apuestas remotas y 142 salas de sorteos activos, pero “están por iniciar operaciones”, al menos otros 194 centros en todo el país.

Cada permiso, —como el que obtuvo Hank Rhon para la reapertura del Casino—, permite a las empresas poner un número “ilimitado” de casas de juego y apuestas.

Pero diversos sectores en México han puesto en duda el verdadero beneficio de la apertura de estas casas de apuestas en nuestro país.

Entre ellos el Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI), el cual cuenta con el respaldo de la Universidad Autónoma de México, Tecnológico de Monterrey y Consejo Coordinador Empresarial.

EL ICESI realizó un estudio que examina las ventajas y desventajas de permitir tales casas de juego en México y encontró que los beneficios de los casinos son muy restringidos, sus posibles perjuicios son grandes por ser un factor criminógeno a partir del quinto año de su funcionamiento, cuando ya han creado una población dependiente del juego.

“Esta población adicta a apostar constituye la fuente principal de los ingresos del casino y para alimentar su vicio malbarata lo que tiene, roba, consigue préstamos que no paga, engaña a familiares y amigos, e incurre en un sinnúmero de delitos grandes y pequeños”, concluye el documento.

Pero como suele suceder en Tijuana, el futuro y las consecuencias suelen diluirse en la fiesta, la música y el alcohol. Por ahora, noche de la reapertura del Casino, las miles de personas que acudieron a disfrutarlo sólo parecen pedir un tipo de seguridad: ganar.

Return to the Frontpage