April 4, 2008

Programa Piloto ha recibido fuertes críticas de sindicatos en Estados Unidos, empresarios y transportistas mexicanos

Por Mariana Martínez

Los choferes mexicanos a quienes se les permite viajar dentro de los Estados Unidos pertenecen a un programa piloto que pide a los participantes que demuestren tener conocimiento del idioma inglés.

Pero a seis meses de iniciado el programa, éste ha recibido fuertes críticas de sindicatos en Estados Unidos, de miembros del congreso e incluso de los empresarios y transportistas mexicanos que aseguran que aún queda mucho para lograr hacerlo exitoso.

En la audiencia de revisión del programa piloto, el senador Byron Dorgan (Demócrata de Dakota del Norte), aseguró que los choferes mexicanos pueden contestar el examen para certificarse como choferes, en español, lo que pone en duda si en efecto cumplen el requisito de hablar y entender inglés.

Dorgan, quien se ha opuesto al programa desde el principio, citando problemas de seguridad en la carretera, ha acusado al presidente Bush de no ser suficientemente estricto con los camioneros mexicanos.

Dr. German Vega Briones, académico del Departamento de Estudios de Población Colegio de la Frontera Norte, considera que Estados Unidos no debería de haber problema alguno porque el gobierno federal maneja documentos en otros idiomas sin ningún problema.

“Pero también se que en el fondo es una parte de vestigio de la lucha de control que siempre se dio con el sector de camioneros… tal parece que el transporte es un nicho del mercado que los norteamericanos quisieran reservar para ellos” agregó el académico.

Rogelio Badillo, representante del a Cámara Nacional de la Industria del Transporte en Baja California y director del Centro Integral de Capacitación de Operadores (CICO), la escuela para choferes comerciales en Tijuana, certificada por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), asegura que el problema es la manera amplia en que DOT entiende eso de “dominio del idioma”.

“Depende mucho del inspector que te toque y su criterio, lo que si es que la mayoría de los choferes, si no es que todos saben contestar las preguntas y mostrar los documentos en regla al inspector: que tiene de carga, su origen, su destino, la licencia, placas permiso, visa, de eso a que puedan tener una conversación en inglés hay una diferencia”, explica.

Según la página de Internet del Departamento de Transporte, son sólo 58 compañías mexicanas las que han solicitado y obtenido autorización para el programa piloto y no las cien compañías con al menos mil camiones, que se esperaban.

“La baja participación es porque no se da lo que se esperaba” explica Badillo, “que era una baja en los costos del transporte, pero para “emplacar” un camión se necesitan unos 6 mil dólares que se tienen que dividir en el número de cruces que se hacen en el año, que para un transportista mexicano pueden ser unos 40… mientras que si lo utilizas para cruce normal pueden hacerse hasta 200 viajes”.

La directora de la Cámara de Comercio de Otay, Alejandra Miér y Teran coincide en que los participantes son todavía muy pocos.

“Los transportistas necesitan tener una red de contactos que les permita tener carga en los viajes de ida y de regreso. Actualmente esa red no existe, por lo que muchas veces hace que ingresar a EU a transportar carga muy lejos no costee”, agregó Miér y Terán.

Además de los altos costos y poco trabajo, algunos choferes citan un problema reciente que podría agravarse en los próximos meses: el alto costo del disel, que ha hecho que los transportistas norteamericanos estén en paro.

Según Filiberto Tamayo, transportista tijuanense con 15 años de experiencia, el galón de diesel en Tijuana tiene un costo de dos dólares, mientras que en Estados Unidos ya supera los 4.20 por un galón de diesel.

“Entonces por un viaje a Michigan en el que me iba a ganar 500 dólares, pues todo se lo tengo que poner de combustible y peor aún si no consigo viaje de regreso, ya no gané nada” explica Tamayo, “en cambio, si hago puros viajes cortos a la frontera sigo llenando el tanque aquí en México y no tengo que estar lejos de mi familia para ganar bien”.

Return to the Frontpage