September 21, 2007

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Jose Lopez Zamorano

En español o en inglés nuestro voto está contando

Hay que quitarse el sombrero ante la iniciativa de Univision de realizar un histórico debate entre los aspirantes presidenciales demócratas. Los detallistas podrán encontrarle insuficiencias al formato, en especial a la irónica prohibición de hablar en español, pero el carácter sin precedentes del foro pesó más que sus carencias.

Casi todos los aspirantes aceptaron que, de ser electos, promoverán la reforma migratoria. Hillary Clinton, Barack Obama y Christopher Dodd defendieron su apoyo a la construcción del muro fronterizo y Bill Richardson acusó a Univision de imponerle el “English Only” a él y a Dodd, los únicos hispano-parlantes.

Pero más allá de lo anecdótico, la imagen de siete de los aspirantes  presidenciales —sólo faltó Joe Biden— hablando en vivo y en directo a la comunidad hispana, puede hacer más por estimular la participación política de los latinos que un puñado de noticias pasajeras. El interés fue obvio.

El debate fue visto por 4.6 millones de personas, más que el promedio de 4.3 millones que han visto los debates en inglés en otras cadenas televisivas.

Se repite hasta el cansancio que a los latinos nos falta mucho para aumentar nuestra influencia electoral. Las razones son  variadas, pero una que atañe a los políticos es que muchos sentimos que no hablan nuestro idioma, y no me refiero sólo al lenguaje, sino a los problemas que nos preocupan: la educación, salud y migración.

Somos 43 millones de hispanos y padecemos tasas insultantes de deserción escolar y acceso a la atención médica. A muchos nos sangra todos los días la herida de la separación familiar. Y varios millones de niños y jóvenes estadounidenses hispanos viven en la zozobra por la situación de sus padres indocumentados.

Pero también hay que decirles a los políticos que no somos el trofeo de la temporada, que no queremos ser un cajón de promesas vacías, sólo para darles el voto y que nos arrojen al sótano hasta las próximas elecciones. Y va para todos, porque si bien el voto hispano es mayormente demócrata, tampoco está garantizado.

Nuestra relevancia la entendió Ronald Reagan, quien decía que los latinos éramos republicanos sólo que no lo sabíamos. Lo comprendió George W. Bush, cuyo cortejo del voto latino le dio el más alto porcentaje de apoyo hispano a un republicano en el 2004.

Por lo que vimos en el debate, los demócratas entienden que no nos tienen en la bolsa para siempre. Ahora veremos si los aspirantes republicanos, invitados a un foro similar de Univision al que sólo ha aceptado asistir John McCain, lo comprenden.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para información de servicios en su comunidad llame a la Línea de Ayuda al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage