September 14, 2007

Futuro alcalde se compromete a recuperar seguridad en Tijuana

Por Luis Alonso Pérez

Por muchos años una larga liste de funcionarios públicos y políticos en campaña han prometido poner un fin a la violencia que victimiza y aterra a los bajacalifornianos.

La inmensa mayoría solamente ha quedado en el intento, sin lograr resultados contundentes, mientras que otros han traicionado la confianza de la población y actuado por fuera de la ley, usando sus atribuciones para beneficio propio, o incluso colaborando con la delincuencia organizada.

En vista de que las palabras se las lleva el viento, el gobierno municipal entrante y el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública (CCPS), encabezados por Jorge Ramos Hernández y Alberto Capella Ibarra, respectivamente, se comprometieron legalmente a trabajar juntos para desarrollar un plan estratégico de seguridad pública que logre abatir la delincuencia y la corrupción policiaca en Tijuana de una vez por todas.

Mediante la firma de un convenio notariado Ramos y Capella se comprometieron a compartir información trascendente para la definición de estrategias conjuntas de combate a la inseguridad, que buscaran ejecutarse en los próximos tres años.

“Desde algunos anos la sociedad se ha divorciado de las instituciones al no creer en ellas. Esto genera un ambiente de mayor impunidad, ya que las víctimas de los delitos se quedan calladas y forman un círculo vicioso cada vez mayor” explicó Alberto Capella.

“Regresar el sentido de confianza de los ciudadanos en las autoridades es lo primordial en estos momentos”.

Durante el proceso de transición de administraciones municipales y el CCSP llevarán a cabo un diagnóstico integral de la Secretaria de Seguridad Pública Municipal, con el fin de realizar los cambios que consideren necesarios y garantizar la seguridad de la población.

En reunión con los medios el alcalde electo prometió “un liderazgo fuerte sin compromisos con el crimen organizado… capaz de regresar a Tijuana y sus empresarios la tranquilidad que requieren”.

Ramos aseguró que la seguridad pública será el principal tema de su agenda, estableciendo como meta “una cobertura universal de servicios de seguridad” que pueda llevar vigilancia a las colonias más afectadas por el crimen.

Ante las ambiciosas promesas del político panista, los empresarios bajacalifornianos representados a través del CCSP esperan resultados contundentes en el combate a la delincuencia durante el periodo de transición y los 3 años de gobierno, así como un compromiso serio, tanto así, que pidieron formalizar el acuerdo en escrito y bajo la certificación legal de un notario público.

Capella considera que a través de los años se ha generado un fenómeno muy lamentable que ya es histórico en nuestro país.

“Cada vez que hay un proceso de transición donde hay un gobierno saliente y uno electo, pareciera que es la tierra de Ali Baba y los Cuarenta Ladrones, donde todos hacen lo que les dá su gana”.

El presidente del CCSP considera que los mandos policiacos pierden fuerza y nadie les hace caso. “Por eso yo decía que una de las acciones primordiales es que las autoridades, tanto la estatal como la municipal en un sentido tomaran las riendas, cuando menos de la información que estaba sucediendo, para que los malos funcionarios que están haciendo mal las cosas se dieran cuenta de que no van a quedar impunes”.

Ramos augura que la firma del convenio es solo un primer paso de una relación sostenida entre el municipio y el comité, así como un avance significativo en el combate a la delincuencia, el secuestro en particular.

“Tengo muy claro que le compete combatir este delito fundamentalmente al gobierno federal y estatal” aclaró Ramos Hernández, “pero será responsabilidad como presidente municipal de Tijuana el velar por la seguridad de todos los habitantes, y en ese sentido voy a estar al pendiente con las medidas preventivas y también la gestión ante los otros órdenes de gobierno para erradicar ese flagelo”.

Durante la reunión se estableció que el consejo estatal va a tener toda las facultades de hacer publico, a quien solicite, el diagnóstico de seguridad publica que priva en la ciudad de Tijuana, un paso que el alcalde electo considera muy importante para transparentar el proceso de entrega.

Formalizado pública y legalmente, el acuerdo de colaboración es la primera meta a cumplir del futuro presidente de la compleja y frecuentemente violenta ciudad fronteriza, y en su firma recaen las exigencias de una sociedad cansada de promesas incumplidas.

Return to the Frontpage