September 14, 2007

Cónsul mexicano deja San Diego

Por Pablo Jaime Sáinz

El actual cónsul mexicano en San Diego dejará su cargo este domingo 16 de septiembre, y la semana que entra viajará a Sudáfrica donde se desempeñará como embajador de México.

Luis Cabrera ha sido el cónsul mexicano aquí por los últimos tres años y medio.

Pero antes de irse a Sudáfrica, encabezará la ceremonia oficial del Día de la Independencia Mexicana en El Festival del Grito el domingo en los Terrenos de la Feria en Del Mar.

El evento es organizado por el Consulado Mexicano y Univision Radio.

Cabrera dará el tradicional grito de independencia, con un “¡Viva México!”

El Festival del Grito incluirá una variedad de los artistas de música regional mexicana más populares en el momento, incluyendo a El Coyote y su Banda Tierra Santa.

El festival, que fue fundado en 1999, es un evento familiar gratuito que abre sus puertas a las 11 a.m.

La fiesta incluye música de mariachi, ballet folklórico, antojitos mexicanos, así como puestos informativos para la comunidad, con temas como salud y educación.

“Es la conmemoración de la decisión de México de convertirse en una nación independiente y soberana”, dijo Cabrera el año pasado. “En México y en el extranjero, debemos celebrar esta importante fecha porque marca el comienzo del México moderno. Tengo el honor de dar el grito de Independencia”.

Este será el último evento en el que participe Cabrera como cónsul en San Diego.

Su administración en San Diego es vista como una típica administración de consulado, donde, como diplomático de carrera, no alzo su voz tanto como hubieran querido algunos activistas de derechos de los inmigrantes.

“Siempre hay lugar para mejorar a todos los cónsules”, dijo Enrique Morones, un activista de derechos de inmigrantes que es presidente de la organización no lucrativa Ángeles de la Frontera. “Cada cónsul tiene su propio estilo diferente de administrar el consulado”.

Morones dijo que durante la administración de Cabrera hubo muchos eventos relacionados con inmigración en San Diego que, en otras ciudades, hubieran causado violencia entre la gente.

Morones se referia al incremento de las muertes en la frontera, las marchas pro-inmigrantes del 2006, las redadas migratorias en comunidades mexicanas, las redadas de la Patrulla Fronteriza frente al consulado, la fundación de grupos de cazamigrantes como los Minutemen.

“El Cónsul Cabrera, creo, pudo mantener la paz durante estos tiempos difíciles para nuestra gente”, dijo Morones.

El activista de inmigración indicó que Cabrera si fue algo conservador, en parte debido a su desarrollo como diplomático de carrera.

De hecho, antes de venir a San Diego, Cabrera fue diplomático México en Londres, Berlín y Francia. También trabajó en Brasil y Bélgica.

Antes de San Diego fue cónsul en Phoenix, Arizona.

Pedro Ríos, director de American Friends Service Committee, un grupo de derechos humanos en San Diego, dijo que el comité tuvo una buena relación con el consulado durante la administración de Cabrera, a menudo compartiendo información en sobre ciudadanos mexicanos que enfrentaban la deportación.

“Durante su administración tuvimos una relación abierta”, dijo Ríos. “Estaba dispuestos a atender a nuestras preguntas”.

Ríos dijo que México debería invertir más recursos en sus consulados en E.U. para atender las necesidades de los inmigrantes mexicanos.

“Los consulados a veces están limitados en su manera de responder a las emergencias”, dijo Ríos.

Morones dijo que el perfil ideal de un cónsul mexicano en esta nueva era de sentimiento anti-inmigrante en E.U. seria uno que se haya iniciado como activista comunitario en México.

La mayoría de los cónsules mexicanos que han trabajado en San Diego han sido diplomáticos de carrera que no entienden la situación de los mexicanos inmigrantes porque sus pasados y sus vidas son muy diferentes.

“Hay mucho que mejorar para el cónsul y la institución del consulado en general”, dijo Morones.

Ricardo Pineda servirá como cónsul alterno mientras que México envía a un nuevo cónsul a San Diego, dijo el vocero del consulado Alberto Lozano.

Return to the Frontpage