October 26, 2007

Incendios forestales afectan Baja California

Por Luis Alonso Pérez

Los incendios del sur de California y las difíciles condiciones climáticas afectaron a los municipios fronterizos de Tijuana y Tecate, provocando cierres de garitas, suspensión de clases y altos niveles de contaminantes viajando en las calientes y terregosas ráfagas de vientos de Santa Ana.

Desde la mañana del domingo los molestos vientos del este se hicieron presentes. Horas después un fuerte olor a quemado y una lenta lluvia de ceniza advirtió a los tijuanenses de los fuertes incendios que comenzaban a producirse al norte de la frontera.

Los medios de comunicación rápidamente transmitieron imágenes de los montes y pastizales consumidos por las llamas. Un ejército de periodistas comenzó a trabajar en coordinación con las autoridades y cuerpos de rescate para alertar a la población sobre las zonas de alto riesgo y los procedimientos de evacuación.

El incendio del área de Potrero se expandió hasta la frontera con Tecate, donde la cercanía con las áreas afectadas provocó la clausura de la garita de cruce la noche del domingo, debido a que el incendio amenazaba la estructura misma de la garita.

Los incendios también afectaron el basurero municipal de Tecate y consumieron tres cabañas de un centro vacacional “Rancho La Puerta”, ubicado a las afueras de la ciudad. Los visitantes del centro, en su mayoría norteamericanos, fueron evacuados al Hotel Coronado en San Diego.

En Tijuana la dirección de Bomberos y Protección Civil envió la noche del domingo dos unidades de bomberos al poblado de Tecate, en el lado estadounidense, para auxiliar a sus contrapartes en la escasez de tragahumos.

La mañana del lunes la ciudad de Tijuana estaba cubierta por una capa de tierra y ceniza que era arrastrada por los fuertes vientos, entorpeciendo la visibilidad y provocando molestias en las vías respiratorias.

El Sistema Educativo Estatal suspendió clases desde el nivel básico hasta medio superior y las autoridades de salud bajacalifornianas alertaron a la población sobre los riesgos de infecciones oculares y problemas pulmonares.

“Estamos alertando a la población a que evite salir a las calles, porque aunque sabemos que no hay clases, en ocasiones los padres no tienen los debidos cuidados con los niños y se pueden correr riesgo cuando juegan”, indicó durante una conferencia de prensa la jefa de la Jurisdicción Sanitaria 3, María Guadalupe Ambríz.

“Por eso es importante no dejar salir a los niños y tener cuidados especiales con los ancianos. Usando cubre bocas o pañuelos húmedos para detener el polvo y usar gafas para evitar irritaciones en los ojos”.

Las condiciones climáticas mejoraron con el pasar de las horas, disminuyendo la amenaza que se cernía sobre la población baja-californiana.

Durante una reunión del Consejo de Protección Civil de Tijuana la tarde del lunes se informó que la humedad del ambiente había ascendido del 7 al 20 por ciento, mientras que los vientos habían disminuido su velocidad considerablemente, lo que permitía que las actividades comenzaran a regresar a la normalidad.

“El único problema que está atravesando Tijuana en estos momentos es la contaminación… Se le recomienda a la ciudadanía tratar de no salir si no es necesario”, recomendó el alcalde de Tijuana, Kurt Honold Morales.

La tecnología del Centro de Control y Mando de Tijuana permitió a las autoridades municipales monitorear permanentemente el área y dirección de los incendios desde su inicio.

Pero las limitaciones de equipo y personal provocaron que de 500 reportes de emergencia generados durante los dos primeros días de incendios solamente se pudieran atender alrededor de 100, de acuerdo con el secretario de gobierno de Tijuana, Andrés Garza Chávez.

“Se han caído espectaculares, árboles, semáforos y lámparas. Hubo momentos en que la velocidad de las ráfagas superó los 140 kilómetros por hora. Realmente fue un evento sin precedentes.”

Para el gobierno municipal ahora existen dos preocupaciones principales, la limpieza de la ciudad y la atención médica a personas con problemas de las vías respiratorias, particularmente niños y ancianos.

“Estamos haciendo del conocimiento de la federación para que de ser necesario podamos utilizar algo de los recursos del Fondem (fondo federal de emergencia) para atención en caso de que tuviéramos que brindar algún tipo de servicio médico a una cantidad importante de personas y también para la limpieza de la ciudad”, indicó el secretario de gobierno de Tijuana.

Aunque todavía no se ha hecho la petición formal de recursos, se tomó la determinación de dar aviso a las autoridades federales, ya que evidentemente habrá secuelas.

La evaluacion de los daños se esta realizando de manera paralela a la atención de emergencias, y se espera que en los siguientes días se tenga un reporte completo de los daños ocurridos

Return to the Frontpage