October 19, 2007

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

El día del italiano

Estados Unidos acaba de celebrar el Día del Italiano, conocido también como Columbus Day. Es una celebración bastante confusa, porque cierran los bancos, la Bolsa de Valores, el correo y las oficinas de gobierno, pero las escuelas y las empresas privadas siguen abiertas.

El día de “Columbus” (que nomás en el nombre tiene un primer problema porque Columbus sería la traducción al latín del italiano original “Colombo”), se celebró por primera vez en 1792 en Nueva York, en ocasión del 300 aniversario del descubrimiento del llamado Nuevo Mundo.

Y ni pretenda aquí el lector comenzar a regañarme. Colón (para usar la traducción al español) si descubrió este continente, en el sentido de que descubrir el agua tibia y el hilo negro son descubrimientos válidos para el que los hace, independientemente de que todo el mundo a su alrededor ya supiera que existían.

Para 1892, el entonces presidente Benjamin Harrison hizo el llamado a todo Estados Unidos para celebrar el 12 de octubre.

Los ítalo-americanos, por alguna misteriosa razón se apoderaron de la fecha desde 1866. Misteriosa y curiosa porque… Italia todavía no existía, o por lo menos no estaba completa en ese año. La llamada Unificación Italiana no tuvo lugar hasta 4 años después, en 1870, cuando el Papa finalmente aceptó que Roma fuera parte de Italia y se resignó a que nomás le dejaran el Vaticano como país independiente.

Pero los inmigrantes italianos en Estados Unidos, particularmente los genoveses buscadores de oro en California (apodados Calitalianos), se lo tomaron en serio. Para 1937, a petición de los Caballeros de Colón, el presidente Franklin Delano Roosevelt lo declaró un día festivo federal.

Por alguna otra razón también misteriosa, en Italia no se celebra el día. Unos dicen que porque Colón no descubrió Italia, y otros porque pa’ cuando descubrió América ni siquiera era ciudadano Genovés, sino español. Sería español de una España que tampoco estaba completa, porque mientras Colón andaba navegando, los moros todavía peleaban sus últimas batallas para que no los echaran de la península ibérica.

En otros países si se celebra, pero con otros nombres. Es el Día de la Raza en varios países de América Latina, el Día de las Culturas en Costa Rica, el Día del Descubrimiento en las Bahamas, el Día de la Hispanidad en España, y en Hawai, que no tiene nada que ver con Colón, es el Día del Descubridor. El mejor de todos es el de Venezuela, que desde 2002 lo llama el Día de la Resistencia Indígena.

Colón, colonia, colonizar, colonizador, colono, colonizado

En mi típica ignorancia, siempre pensé que colonia, colonización, colonizador y demás palabras parecidas venían de Colón. Sin sorpresa, me entero de que estoy alrevesado. Es Colón lo que viene de colonia.

Dice el diccionario que una colonia es un “Conjunto de personas procedentes de un territorio que van a otro para establecerse en él”; el “Territorio o lugar donde se establecen estas personas”; el “Territorio fuera de la nación que lo hizo suyo, y ordinariamente regido por leyes especiales”; un “Territorio dominado y administrado por una potencia extranjera”; un “Conjunto de los naturales de un país, región o provincia que habitan en otro territorio”, y un “Grupo de animales de una misma especie que conviven en un territorio limitado”. Todas, incluido el último significado, se aplican a lo que hizo el marinero perdido con apellido a al medida. O sea, los colonos son inmigrantes que al moverse por el mundo establecen colonias en territorios que dominan o administran.

Pero hay una diferencia: los migrantes como nosotros nos adaptamos (aunque sea a regañadientes); con renuencia, pero aprendemos la lengua; y si nos dejan, respetamos la leyes de acá. Colón venía a lo contrario. Sin hablar de las enfermedades que involuntariamente exterminaron a millones de indígenas, muy a propósito apresaron y esclavizaron a cientos de indígenas para mostrar en España qué fácilmente se podía hacer.

“Si sus majestades lo ordenan, todos los habitantes podían ser llevados a Castilla o hacerlos esclavos en la isla”, escribió Colón en su diario. “Con cincuenta hombres podríamos subyugar a todos y hacerlos hacer lo que queramos”.

Colonizar y colonia no vendrán de Colón, pero el marino hizo lo que dice el diccionario. A Isabel y Fernando les escribió que había tomado los territorios a su nombre y les pidió dar gracias “a la Santa Trinidad… por el tanto ensalzamiento que habrán, en tornándose tantos pueblos a nuestra santa fe, y después por los bienes temporales; que no solamente la España, más todos los cristianos ternán aquí refrigerio y ganancia”.

Pa’ colmo, Colón tomó posesión de las colonias, según escribió, “por Sus Altezas con pregón y bandera real extendida, y no me fue contradicho”. Me pregunto, nomás por preguntón, ¿qué hubiera pasado si alguien lo contradice? ¿Nos conquistaron por quedarnos callados? Aprendamos, y no nos quedemos callados nunca más…

Contacto Jorge Mújica Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage