October 19, 2007

Lluvias amenazan colonias en Tijuana

Por Luis Alonso Pérez

Lucía Castilleja vive con sus hijos en una humilde casa en las faldas de una ladera en la colonia Milenio 2000. Su calle carece de pavimento, y al igual que muchas de las casas vecinas fue construida con madera de rehúso y edificada sobre cimientos de llantas que ayudan a prevenir deslaves.

La inclinación de la ladera y la inestabilidad de la tierra sobre la que los vecinos construyeron sus casas hacen que las autoridades de protección civil consideren a la colonia Milenio 2000 como una zona de alto riesgo.

Eso significa que ningún cimiento de llantas será capaz de resistir los movimientos de tierra formados por las fuertes caídas de agua de una tormenta, lo que podría traer consecuencias trágicas para los habitantes de colonias ubicadas en las faldas de los cerros como Lucía y sus hijos.

A pesar de que se pronostica una austera temporada de lluvias para este año con precipitaciones ligeras y fríos secos e intensos, la dirección de Protección Civil de Tijuana, como cada otoño, se prepara para los posibles desastres que se puedan presentar en las colonias ubicadas en laderas o en zonas consideradas de alto riesgo.

Este año un padre y su hijo fallecieron a causa de un deslave de tierra sobre su vivienda en el Cañón Castellanos por los tajantes cortes de tierra sobre los que fue construida su vivienda.

Para Marco Antonio Sánchez Navarro, director de Bomberos y Protección Civil de Tijuana, esta es una tragedia que involucra a las autoridades bajacalifornianas. “Esta zona que estaba detectada como de alto riesgo, pero desgraciadamente (los terrenos) les fueron vendidos por el gobierno de Estado.”

Sánchez Navarro anunció que el 8 de octubre iniciaron un operativo en conjunto con la comisión nacional del agua para revisar los asentamientos irregulares establecidos en las cuencas de los arroyos de la zona urbana de Tijuana, donde se han encontrado un aumento en la invasión de terrenos en comparación con el año pasado.

Al igual que en años recientes la colonia Milenio 2000 es una de las primeras en su lista.

“No nada más porque está en cañón o en ladera, sino por la tierra que existe ahí que es fina como harina y por consiguiente fácil de erosionarse”.

El problema de esta colonia es que se encuentra en el fondo de un cañón habitado por otras colonias en condiciones similares, lo que la haría una de las ultimas en recibir ayuda en caso de que lluvias fuertes afectaran la zona.

“Afortunadamente en Tijuana desde 1998 no hemos tenido lluvias fuertes que afecten ese tipo de terrenos, pero si se presenta una lluvia fuerte si vamos a tener problemas”, agregó Sánchez Navarro.

Otro riesgo de deslave que corren las colonias similares son los causados por escurrimientos de agua, originados por fugas en las tuberías de drenaje o por el agua de desecho y las fosas sépticas en colonias sin drenaje.

Los movimientos de tierra no son las únicas consecuencias negativas de las lluvias fuertes o las filtraciones de agua, ya que la falta del servicio de luz eléctrica ocasiona que los colonos recurran a las instalaciones ilegales de de luz, mejor conocidos como “diablitos”.

La falta de medidas de seguridad de estas instalaciones provoca cortos al entrar en contacto con el agua y el suelo, que en ocasiones pueden resultar en electrocuciones peligrosas o en incendios que arrasan con casas y colonias enteras.

El constante arribo de migrantes a Tijuana provenientes de otros estados de la república hace casi imposible que la infraestructura de la ciudad compita con su acelerado ritmo de crecimiento.

Sus principales consecuencias son la alarmante carencia de servicios públicos básicos y por supuesto, miles de familias como la de Lucía Castilleja viviendo en peligro de perder su casa o incluso la vida.

Return to the Frontpage