November 21, 2007

Comentario:

Los debates

Por José R. Uzal

Faltan 12 meses para las elecciones presidenciales del 2008. Los aspirantes a las nominaciones de ambos partidos están enfrascados en largos y aburridos debates. Todos los aspirantes están contra la inmigración y el terrorismo. Ninguno tiene la menor idea de cómo resolver los problemas que enfrentan al país o qué hacer con la inmigración y el terrorismo. Solo se preocupan por no decir nada que sea mal interpretado por la prensa.

En pocas semanas se enfrentarán con los votantes de Iowa y New Hampshire y tendremos una mejor idea de quienes serán los candidatos que se enfrentarán en Noviembre del 2008 para reemplazar a George W. Bush.

Los estadounidenses siempre han votado pensando en su bolsillo pero sin miedo. En las próximas elecciones van a votar con miedo y con el bolsillo vacío. Los neoconservadores que se encuentran en el poder (no, no son los republicanos, pero eso es otra narrativa) han hecho un trabajo formidable infundiéndole miedo a la población.

Durante la guerra fría, la Unión Soviética tenía miles de bombas atómicas listas para hacerlas llover sobre EE.UU. Vivíamos bajo la política de asegurar la destrucción mutua de las dos potencias y no teníamos miedo. En la Segunda Guerra Mundial había un millón de hombres luchando contra la fuerzas del eje fascista. Hoy nos aterrorizan diariamente contra un enemigo que no tiene ni una nación, ni un ejército ni armas de destrucción masiva. Nos quieren hacer creer que estamos enfrascados en la lucha por nuestra civilización con 130,000 soldados y un mayor número de contratistas. En noviembre del 2008 los votantes irán a las urnas con una deuda nacional que excede los 50 trillones de dólares y aterrorizados por 4 gatos.

Los aspirantes a la presidencia y sus debates son “armas de distracción masiva” para que los votantes y la prensa no hablen de los problemas que enfrenta el país. Los temas de los debates son la frontera, el idioma, las licencias de conducir, lo que hicieron o dejaron de hacer en el pasado, como votaron en ciertas situaciones, quién es el más preparado para luchar contra el terrorismo y como van a votar en el futuro.

Ni la frontera sur, ni los inmigrantes, ni hablar español amenazan la seguridad de la nación y la tranquilidad doméstica. La amenaza a nuestro futuro está en la magnitud de la deuda nacional, en la desvalorización del dólar, en el costo de la guerra, en la destrucción de la clase media, en el desfalco al Seguro Social y en la falta de cuidado médico. Los intereses anuales que tiene que pagar Estados Unidos a sus acreedores son de casi 300 billones. China, Arabia Saudita, Japón y la comunidad Europea son los que le prestan a EE.UU. los fondos para financiar la deuda y mantener la economía a flote. Nuestra economía y nuestra calidad de vida depende de que todos los países antes mencionados participen en la subasta semanal de Bonos del Tesoro y los compren con nuestros devaluados dólares.

Los Estados Unidos está en peligro de dejar de ser el motor económico del mundo y ninguno de los aspirantes a la presidencia da señales de importarle o de ofrecer soluciones concretas a los retos que se aproximan.

Letters to the Editor Return to the Frontpage