November 16, 2007

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

Una pequeña victoria

“La Administración del Seguro Social no mandará cartas No Match este año”.

Así nomás, simple y breve, el Seguro Social anunció que no mandará este año sus famosas cartas no match a los patrones. Mark Hinkle, vocero de la SSA, admitió además que no mandar cartas este año quiere decir que la SSA no mandó cartas en todo el año.

¿Suena confuso? Ni tanto. En corto, la SSA no ha mandado ninguna carta este año a ningún patrón.

En más corto, esto quiere decir que los miles de despedidos este año por las cartas No Match no debían haber sido despedidos porque no ha habido cartas No Match. Las mentadas cartas fueron solamente la excusa de los patrones para despedir trabajadores. En nuestra experiencia, nos hemos encontrado patrones que simplemente decidieron correr a todos o algunos de sus trabajadores inmigrantes, solamente para reemplazarlos con otros trabajadores inmigrantes, pero sin antigüedad y sin salarios y prestaciones acumuladas.

La únicas cartas que se mandaron, afirmó Hinkle, fueron cartas personales, a los domicilios de los trabajadores, cartas que ningún patrón debió ver o conocer.

La decisión de la SSA se debe, según dice Hinkle, a la demanda que le puso la Federación Americana del Trabajo en contra de las llamadas “Nuevas Reglas” de Homeland Security o Seguridad Nacional, que pretendían que si en 90 días un trabajador no podía “resolver” o “corregir” su información, eso significaba que era indocumentado y podía ser despedido.

“Tenemos que revisar las cartas”, dice Hinkle, “y se nos hizo demasiado tarde para hacerlo este año y mandarlas”. Claro que no hemos salido del agujero. Hinke dejó entrever que podrían mandar las cartas a los patrones, aunque sea sin las “Nuevas Reglas”, para la primavera del 2008. Las cartas estarían basadas en la información de los impuestos de 2007, y se podrían mandar a unos 140 mil patrones, que contratan unos 9 millones de personas cuyos números de Seguro no coinciden con los archivos de la SSA.

Es una pequeña victoria, porque ni es definitiva ni resuelve el problema general de la inmigración, pero por lo menos le va a dar una navidad calmada a cientos de miles o millones de trabajadores que podrían haber sido despedidos este mes o en diciembre.

Una pequeña derrota

Por el otro lado, en esta guerra permanente contra los inmigrantes, acabamos de sufrir una derrota. También parcial, porque se limita a un solo estado, pero definitivamente es una batalla perdida.

Resulta que Indiana, estado que hasta hace relativamente poco tiempo daba licencias a sus residentes sin papeles, acaba de mandar 200 mil cartas a otros tantos conductores, anunciándoles que su número de Seguro Social es No Match.

Por lo que la misma carta explica, el Estado de Indiana verificó todos los números de todos los conductores en el archivo de datos de la SSA, y le resultaron los 200 mil No Match.

Conscientes de que las No Match “pueden ocurrir por un error tipográfico, porque antes no se pedían números o por otras razones”, Indiana concederá un plazo de gracia para que los 200 mil conductores corrijan su situación. Si al final del plazo no hay correcciones, las licencias serán anuladas.

El plazo para corregir los 200 mil números es de… 30 días.

No se si a usted le salgan las cuentas, pero 200 mil entre 30 días viene a dar algo así como 6 mil 666 correcciones al día. Tampoco se si usted conozca alguna oficina burocrática que pueda hacer 6 mil 666 correcciones al día, pero yo no.

Por cierto, según me dice la compañera Gabriela, que viajó a Chicago nomás pa’ traerme la carta, Indiana no emite ni renueva placas ni seguros de automóvil si el conductor no tiene licencia, por lo cual supongo que las compañías de seguros han de estarse dando de topes en la pared, porque van a perder 200 mil clientes.

Y si el Departamento de Vehículos y el Estado de Indiana se entienden a sí mismos, han de estar dándose otros tantos topes, porque se acaban de pegar un balazo en la pata. Cientos de miles de personas no van a pagar por la renovación de licencias de manejo, de placas, de tenencias de automóviles ni de calcomanías de impuestos, porque no van a tener licencias de manejo.

Es más, ahora que lo pienso, esto de Indiana no es una derrota para los inmigrantes. Es más bien una autoderrota para los güeyes que piensan que por no tener licencia la gente se va a “autodeportar” a México o algo así.

No lo creo. Cuando mucho, se cambiarán de estado y cruzarán otra frontera, para Illinois. Allá Indiana… ellos se los pierden…

Contacto Jorge Mújica Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage