November 9, 2007

Tijuana rinde honores a sus agentes policiales

Por Luis Alonso Pérez

La Policía de Tijuana una de las agrupaciones más desprestigiadas del país. Sometida a revisiones exhaustivas por las autoridades federales por los vínculos de algunos agentes con el crimen organizado, y denunciada por locales y foráneos por sus frecuentes extorsiones y abusos de autoridad.

A pesar de los cientos de elementos que han sido destituidos de su cargo durante la actual administración, existen algunos policías tijuanenses que portan el uniforme con orgullo y rectitud, entregando lo mejor de si a la sociedad, aunque en ocasiones eso signifique dar la vida.

Por ese motivo la secretaria de Seguridad Pública de Tijuana otorgó un reconocimiento a los agentes cuya labor ha destacado en la corporación durante los últimos cuatro meses.

Una medalla color rojo, un apretón de manos y una foto del recuerdo es la forma en la que las autoridades policíacas municipales reconocieron el trabajo de los elementos que han puesto en alto el nombre de la corporación.

Pero esto es una mera formalidad para los agentes que día con día sirven con orgullo y dedicación a la sociedad tijuanense.

Ramiro Navarrete Gonzáles, de la unidad operativa contra la violencia doméstica, es uno de ellos.

Hace unos meses, Navarrete se involucró en el caso de una madre que viajó desde Michoacán para recuperar a su hija menor de edad, que había sido traída a la fuerza por su pareja sentimental junto con su hija.

El agente colaboró en los esfuerzos por ubicar a la menor y su hija, y ayudar a trasladarlas, junto con su madre, a su estado natal.

“Pues si te motiva, pero un reconocimiento no es la razón por la que trabajamos. Lo que más te motiva es ver a la gente dos o tres meses después y ver que dejó las drogas o recuperó su familia, eso es lo más reconfortante, cuando los vuelves a ver y te dan las gracias por algo que hiciste”.

Otro de los agentes galardonados fue Aurelio Martínez Paz, Jefe de la sección Zona Segura, que recibió una presea por una larga y destacada carrera en la corporación.

En su discurso de aceptación, titulado “Hijo mío, tu padre es policía”, Martinez Paz habló sobre la realidad que viven los agentes policíacos cuando salen de sus hogares por la mañana sin estar seguros que regresarán con vida.

“Créeme hijo, cuando se es policía debemos esperarnos por servir a los demás y sentirnos orgullosos cuando en cumplimiento de nuestro deber, aún en contra de nuestra propia vida cumplimos con nuestra obligación”.

Un día después de la ceremonia de premiación, la Secretaria de Seguridad Pública rindió honores y ofreció un último adiós a los agentes policiacos caídos en el cumplimiento de su deber.

Durante la ceremonia se hizo entrega de un cheque de 187 mil 310 pesos que serán destinados a aliviar en parte las necesidades de Brazos Abiertos, una organización sin fines de lucro dedicada a apoyar las viudas y familias de los agentes fallecidos, fundada por la Madre Antonia, considerada como el ángel guardián de la corporación, por su importante labor en beneficio de las familias de los policías caídos.

El comandante Alberto Liconoa, Presidente de la Asociación Brazos Abiertos, explicó que actualmente se ayuda a 18 familias solamente y existen otras 32 familias en espera de asistencia.

“Actualmente se les ayuda solamente con una beca deportiva a los niños para que no dejen de estudiar. Además se les otorgan útiles y uniformes escolares, y en ocasiones se les apoya con el costo de la inscripción a la escuela”.

Pero más que ayuda, las familias de los policías exigen justicia, algo que hasta estos momentos no ha sido logrado por la Procuraduría de Justicia del Estado.

Luis Javier Algorri Franco, Secretario de Seguridad Pública de Tijuana, considera que el esclarecimiento es algo sumamente necesario, no sólo porque las familias, al igual que la corporación policial, exigen justicia, sino para la sociedad en general, ya que el esclarecimiento de los crímenes de los policías envía un mensaje positivo, mientras que la impunidad manda un mensaje negativo, ya que les puede llevar a pensar que si no se hace justicia en los asesinatos de policías, que se puede esperar del resto de los asesinatos.

Algorri subrayó que es una pena que hasta el momento no se haya esclarecido ni un solo caso de agentes asesinados a pesar de las constantes solicitudes realizadas a la Procuraduría de Justicia, y anunció que a la entrada del nuevo Procurador de Justicia del Estado, le hará llegar un escrito solicitando resultados sobre los casos pendientes.

Mientras tanto los agentes policiales continúan patrullando las calles de la ciudad, algunos robando o abusando de la ciudadanía, pero otros poniendo en alto el nombre de la corporación.

Return to the Frontpage