May 25, 2007

Comentario:

La Burla

Por José R. Uzal

El verano pasado la Cámara de Representantes llevó a cabo audiencias para discutir el problema migratorio. En aquel momento, en lugar de audiencias, se esperaba la designación de delegados para homologar el proyecto de ley HR4437, aprobado por la Cámara, con el proyecto S2611 aprobado en mayo por el Senado. Se burlaron de nosotros y usaron dichas audiencias para que la reforma migratoria no fuera parte de la campaña electoral.

El pasado 7 de noviembre el electorado envió un mensaje al Congreso: queremos una reforma migratoria. El pueblo americano no votó a favor de los Demócratas, votó contra los Republicanos por no haber hecho nada sobre la inmigración a pesar de haber sido ellos los que inyectaron el tema migratorio en el dialogo nacional.

Los demócratas comprendieron el mensaje. El Senado, Harry Reid, (D.Nevada) expresó al ser electo: “Considero, como todos los demócratas, que necesitamos una reforma migratoria amplia, que allane el camino a la legalización (de los indocumentados) e incluya sanciones severas a quienes den trabajo (a los indocumentados)”. El Senador Reid dejó clara la política Demócrata, de que la reforma migratoria es un tema que no se resolvería de inmediato y que requería un estudio profundo.

Después de siete meses de “estudio profundo” un grupo bipartidista, bajo el liderato del Senador Reid, acaba de presentar en el Senado una nueva versión de la famosa “reforma integral migratoria”, para ser debatida en el congreso. La historia se repite. Una nueva propuesta al comenzar el verano la cual será debatida hasta el receso de agosto. Aunque ningún congresista se tiene que enfrentar a los votantes hay varios gobernadores y legisladores locales en dicha contienda. Los resultados les darán a los políticos una clara idea del sentir de los votantes. Ambos partidos políticos necesitan saber claramente la posición de los votantes antes de las elecciones presidenciales del 2008. Nuevamente se burlarán de nosotros y no habrá reforma hasta el próximo año.

La “reforma integral migratoria” que presentó el grupo bipartidista es el mismo plato que nos han estado sirviendo en los últimos tres años. No busca una reforma al sistema migratorio que le permita un acceso ordenado al que quiera entrar a Estados Unidos, sin favoritismos regionales, y basado en las necesidades de la nación. No implementa un sistema de seguridad que controle los extranjeros que entran, donde se alojan mientras están en el país y cuando se marchan. No considera la seguridad de todas las fronteras y puertos de entrada a Estados Unidos. Ignora la necesidad de establecer un programa de asilo político justo, claro y razonable. No indica de donde vendrán los fondos para pagar por lo que sugiere implementar.

El debatir una propuesta que no reforma el proceso migratorio, que solo toma en consideración un grupo y una frontera y que no indica de dónde van a venir los fondos para ponerla en vigor, es burlarse de nosotros una vez más. El debate ha sido y sigue siendo básicamente entre sugerencias legislativas para expulsar o para explotar a los mexicanos y a todo aquel que entró por la frontera sur. No se puede llegar a un acuerdo migratorio si no se habla claro.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., en West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes. 561-310-5333

Letters to the Editor Return to the Frontpage