May 18, 2007

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Marcos Nelson Suarez

La tragedia del acoso sexual

Puede ocurrir en la escuela, en su trabajo, hasta en su iglesia.

El acoso sexual no tiene fronteras sociales ni económicas. Ni de género. Le ocurre a hombres y a mujeres. Puede pasar entre sexos opuestos y hasta de manera homosexual. Pero la realidad es que puede resultar devastador para quien lo sufre.

Hace unos meses, una que-rida amiga, al frente de cierta organización profesional no lucrativa en Washington, D.C. sufrió los avances no bienvenidos de uno de los integrantes de la Mesa Directiva. Me contó con lágrimas en los ojos la terrible situación sin saber qué hacer y temerosa de contarlo a alguien más. “Esta situación me hizo entender que la salida de un acoso sexual no es algo fácil,” me dijo más tarde después que decidió ni siquiera continuar el frente de la institución. “Creo que aprendí mucho de lo ocurrido,” afirmó. “Y ahora entiendo más el por qué algunas mujeres esperan y esperan antes de tomar medidas.”

La víctima de un acoso sexual, si este acoso proviene de un jefe, teme perder su empleo, o le avergüenza la idea de ser el blanco de los comentarios. Puede hasta sentirse culpable. Nada de esto puede reflejar la tragedia que vive quien sufre esos avances sexuales, los cuales pueden ir desde amenazas hasta velados comentarios o “bromas”  de carácter sexual.

Sin embargo, hay soluciones. El hostigamiento sexual viola leyes federales, específicamente el Título 7 de la ley de derechos civiles de 1964. Usted debe aclarar en términos que no dejen dudas, que los actos de quien le acosa no son bienvenidos.

Mi recomendación personal es que trate de grabar en secreto la conducta de su atacante. En el caso de que el acoso ocurra en el centro de trabajo, la víctima debe usar los mecanismos establecidos por su empleador para tratar casos de esa índole. Si nada de esto funciona debe poner una queja ante el gobierno federal. Usted puede tomar medidas efectivas contra el acoso sexual. Hay diversas organizaciones y mecanismos en la actualidad para ayudarle contra esta conducta inmoral y deshonesta.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para servicios educativos en su comunidad llame a La Línea de Ayuda 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage