May 4, 2007

Más es más

Spider Man 3 cierra la historia de una vez por todas

Por Jose Daniel Bort

Con la posible excepción del Señor de los Anillos (una película completa lanzada en tres entregas), Spiderman 3 es la cinta más ambiciosa alguna vez filmada. Mas allá de su presupuesto (más de doscientos cincuenta millones reportados, se rumora que más de 300), es la diversidad de sus temas y la necesidad de cerrar todas las tramas abiertas de las otras dos películas lo que lo hace aspirar a su grandeza.

Y su precio vale la pena. Spiderman 3 es una gran sublimación de los actuales temas que dominan la sique del país en este momento, mientras se preocupa por contar la llegada a la adultez de su personaje principal Peter Parker y las personas a su alrededor, su novia Mary Jane, su mejor amigo Harry y su tía May.

El hilo conductor de esta entrega es la primera experiencia de Peter con el dinero y el poder. Muchos han vivido lo regocijante que es empezar a trabajar y recibir más dinero del que se necesita para sobrevivir. Aquí es representado por una mancha negra sideral que le da a Peter la confianza con las chicas y la vacuidad de su sombra.

Y no puede haber mejor cuadro para representarlo que la ciudad de Nueva York, donde fácilmente se pueden gastar fortunas en una noche. Aquí el nuevo Peter, lleno de si mismo, le permite a su actor Tobey Maguire jugar con su tono comediante y permitirse unas cuantas libertades que no podría con sus mallas ajustadas.

Para asegurarse que lo mantiene ocupado por las casi dos horas de película, el director (y guionista) Sam Raimi le coloca no uno, sino tres villanos en sus talones. Su mejor amigo Harry (James Franco) se convierte en el nuevo Goblin (con una persecución en la primera parte que es la mejor secuencia de acción de la película). Juntos, Sandman (Thomas Haden Church) y Venos (Topher Grace) parecieran ser una combinación letal, pero una sorpresa al final le dará el empuje final a Spidey y le enseñará la verdadera lección de amistad que ha buscado durante toda la franquicia.

Esta vez el director se quita la careta en relación a la historia, no se apoya en otros escritores conocidos y por fin le da el crédito a su hermano Ivan, quien lo ha ayudado con los otros personajes y nunca lo habían reconocido. Esto es quizá el punto más débil de la película, ya que al abrir las tramas y al tratar de contar demasiadas historias a la vez Spidey pierde el maravilloso foco que tenía en la segunda parte, sin duda la mejor de todas.

Lo que no significa que esta extravagancia no satisfaga en su pulpería. Peter termina convirtiéndose en el hombre que estaba destinado a ser, y si todavía vienen más secuelas de la historia tendrían que empezar desde el punto de vista de un hombre hecho y derecho, no un adolescente que empieza la vida. Es ésta la razón por la que las próximas Spiderman no funcionarán: el hombre araña, a diferencia de Superman o Batman, es un joven conflictuado por las exigencias de la vida moderna, no un superdotado de nacimiento o un privilegiado con sed de justicia. El conflicto de Spidey ha sido resuelto y cualquier otro intento de orde-ñar esta historia dejará a las vacas madre del estudio ex-tenuadas, pidiendo cacao.

Return to the Frontpage