May 4, 2007

Hispanos y la Opción Educativa

Por Israel Ortega

Una lección que todos podemos aprender es que el gastar más en nuestras escuelas públicas no necesariamente garantizará excelencia escolar. Como evidencia, nuestro país gasta más de $9,000 dólares por cada estudiante en nuestras escuelas públicas, pero la realidad es que muchos niños no están recibiendo una buena educación.

Primero, consideremos los hechos, específicamente en cuestión de cómo se relaciona a la comunidad Hispanoamericana.

Según el grupo, “Hispanic Council for Reform and Educational Options”, que propone apoyar más opciones educativas para los Hispanos concluye que casi la mitad de todos los Hispanoamericanos no reciben una diploma de secundaria (high school). Desafortunadamente, el fracaso educativo se debe a que más del 44 por ciento de Hispanoamericanos no saben leer adecuadamente, según los estudios. Y de aquellos que sí se gradúan, solo uno de cinco están preparados para ingresar en cursos universitarios.  En si, el grupo étnico más grande del país también es el grupo menos educado.

Para reversar estos fracasos, es hora buena para considerar todas las alternativas para proporcionar la mejor educación para nuestros niños. Sin duda, el poder elegir a qué escuela mandar a nuestros hijos debe ser una de estas alternativas.

La idea de la ‘opción educativa’ es sencilla: al promover competición e innovación en nuestras escuelas públicas, incrementaremos más responsabilidad para asegurar que nuestros niños estén recibiendo la mejor educación. Bajo un sistema de comprobantes, eliminando ciertos impuestos y becas, padres tendrán la opción de elegir a que escuela mandar a sus hijo(s).

La opción educativa promueve competición entre las escuelas para atraer a más estudiantes, y es por eso que las escuelas públicas no tienen otra opción más que pulirse para proveer la mejor educación. Queda claro que solo al inyectar más competición en nuestras escuelas públicas podrán competir con las escuelas privadas.

Iniciativas para la opción educativa están empezando a generar interés a través del país. Por ejemplo, en Milwaukee, Wisconsin un programa escolar está ayudando a más de 20,000 niños atender a la escuela que ellos quieran. Programas similares están empezando a recaudar apoyo en otras ciudades incluyendo, Cleveland, Washington D.C. y estados como la Florida y Arizona. 

Hace poco, más de 5,000 Tejanos se reunieron en el capitolio en Austin abogando para que los legisladores estatales permitan que los padres tengan más autoridad en como utilizar dinero federal para opción educativa. A pesar del apoyo entre los padres, la opción educativa cuenta con poderosos adversarios incluyendo sindicatos escolares compuestos de maestros públicos que prefieren gastar más dinero esperando que las cosas mágicamente se mejoren.

Pero como las cifras claramente indican, la falta de dinero no es la causa del problema. En realidad, el problema es que seguimos invirtiendo nuestro dinero en un sistema educativo que no está sirviendo bien a nuestros niños.

Y según los datos federales más recientes, la población escolar es más de veinte por ciento Hispana y todas las aproximaciones indican que esto continuara señalando que el futuro no pinta bien para nuestro país.

La mejor manera de mejorar la situación es al conferirle más poder para que los padres tengan la habilidad en cómo gastar recursos federales educativos. En realidad, este problema no se limita a la comunidad hispanoamericana, sino a todo el país. Y por lo tanto, requerirá la creatividad, innovación y colaboración de todo el pueblo Americano.

El agregar opciones educativas es un lógico lugar en donde empezar.

Israel Ortega es un asociado de medios de comunicación por The Heritage Foundation.

Return to the Frontpage