March 30, 2007

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Ricardo J. Galarza

Nueva esperanza para la reforma migratoria

El proyecto de reforma migratoria presentado la última semana en la Cámara Baja por el representante demócrata Luis Gutiérrez y el republicano Jeff Flake parece ser el que finalmente se convertirá en ley este año y regularizará la situación de los indocumentados.

La iniciativa, conocida como Ley STRIVE,  por sus siglas en inglés, ha despertado algunas suspicacias por el requisito de salida que plantea para los indocumentados y otras provisiones; pero sin duda se trata de un proyecto amplio y comprensivo, capaz de legalizar a millones. Y recordemos bien su nombre, porque  esta vez sí estamos ante la que se aprobará como la reforma que la comunidad inmigrante ha estado esperando durante tanto tiempo.

¿Por qué? Porque ya son muchos los que la necesitan además de los indocumentados. El principal interesado es el propio presidente Bush, y ahora sí que le urge. Como hemos explicado antes en este espacio, el presidente necesita que la reforma se apruebe este año.  Para ganar las elecciones presidenciales del 2008, el Partido Republicano necesitará del voto hispano. Y ante la estampida latina que generó el argumento antiinmigrante de varios candidatos republicanos en las parlamentarias de noviembre, Bush trató de disminuir el impacto rápidamente, nombrando presidente del partido al cubanoamericano Mel Martínez, que apoya una reforma migratoria amplia.

Por otra parte, el fracaso de sus políticas en Iraq, los escasos resultados en el frente interno y su vertiginosa caída en la popularidad han dejado a su presidencia carente de legado, por lo que una reforma migratoria podría darle algún sentido a su mandato. Pero la ventana es estrecha. Para que los republicanos verdaderamente recuperen preferencias entre el electorado hispano, el Congreso deberá aprobar la reforma antes de iniciar la campaña presidencial. Por eso, será éste el año de la legalización, y todo parece indicar que la Ley STRIVE será el conducto.

El principal obstáculo siguen siendo los legisladores radicales de su partido, pero Bush es apoyado en el tema migratorio por los moderados y por los dirigentes republicanos cubanoamericanos de la Florida; entre ellos, el propio Mel Martínez. No es casualidad que el representante Mario Díaz Balart esté impulsando este proyecto con tanto ahínco.

Asimismo, la iniciativa ataca temas clave de la seguridad fronteriza de manera de arrinconar a los legisladores antiinmigrantes, que siempre han objetado la reforma esgrimiendo los problemas que presentaría en ese sentido.

De todos modos, siguen protestando y algunos de ellos ya han descalificado a la medida como una “amnistía”. Pero cada vez tienen menos excusas, se van quedando solos y ya huelen a derrota.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para servicios en su comunidad llame a La Línea de Ayuda 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage