March 30, 2007

Pasajeros de Aerolíneas Azteca afectados por suspensión temporal

Por Luis Alonso Pérez

La mañana del lunes 26 de marzo lucía como un día normal en el aeropuerto Abelardo Rodríguez de la ciudad de Tijuana.

Pero a media mañana los pasajeros de Aerolíneas Azteca que se encontraban a punto de abordar se llevaron una gran sorpresa, al ser informados por las autoridades aeroportuarias que no podrían tomar su vuelo, ya que el gobierno mexicano había suspendido temporalmente la operación y administración de la compañía de aviación.

La suspensión de los vuelos de Aerolíneas Azteca, una compañía reconocida por sus bajas tarifas, provocó graves molestias y confusión entre su clientela, quienes consideraron como injusta la suspensión del servicio sin previo aviso ni oportunidad para cancelaciones o reembolsos.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México reportó que la empresa no garantiza los estándares de seguridad requeridos por las autoridades aeronáuticas, de acuerdo con inspecciones realizadas entre el 5 y 23 de marzo.

A 24 horas del anuncio de la suspensión de vuelos centenares de pasajeros en el aeropuerto Abelardo Rodríguez permanecen en la incertidumbre sobre sus reembolsos y en algunos casos sobre su futuro inmediato, ya que algunos de ellos no cuentan con recursos económicos para comprar un boleto de otra compañía.

“Me siento decepcionada de esta aerolínea. ¿Cómo es posible que hayan vendido los boletos sabiendo (de la suspensión)? Eso es una estafa o un delito para la gente como yo que no tenía mas dinero que lo que pague en mi boleto” expresó Estela Reyes con un rostro de desesperación.

Mientras los pasajeros inconformes se amontonaban frente al mostrador de la aerolínea, ningún empleado dio la cara para asesorar a los pasajeros sobre la cancelación de sus vuelos o el reembolso de su dinero.

Ignacio Vázquez arribó al aeropuerto el martes a las 6:30 de la mañana y lleva esperando ayuda de algún empleado de Azteca por varias horas. Pero esa ayuda nunca llegó.

“Pregunté por la gente que atiende aquí en el mostrador, pero no hay nadie que me ayude con lo de mis boletos”.

Ignacio compró 4 boletos para un compromiso familiar de último momento y pagó mil pesos por cada uno (90 dólares cada uno). El sacrificio económico que representó la compra de los boletos se esfumó a causa de la suspensión.

Ante la ausencia del personal administrativo, los clientes confundidos no tuvieron otra alternativa mas que recurrir a la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO).

“Desafortunadamente no tuvimos nosotros una notificación previa, solo hasta que se hizo del conocimiento público y suspendieron las labores”, explicó Verónica Márquez, Jefe Departamento Servicios PROFECO “así que instalamos un módulo para dar asesoría y orientación jurídica necesaria a los consumidores para que les devuelvan el dinero o les puedan hacer efectivos esos boletos”.

Durante la tarde del lunes y la mañana del martes, el personal de PROFECO recibió más de cien denuncias por parte de clientes de la aerolínea.

La frustración y el enojo predominaron en la mayoría de los viajeros, quienes exigieron a las autoridades aeroportuarias una respuesta a sus demandas, así como una solución viable para las personas que tuvieran que viajar de forma urgente.

“Vamos a realizar una reunión con los gerentes de las aerolíneas que operan en Tijuana para que en coordinación con PROFECO ayudar a los pasajeros afectados con las mejores opciones para que puedan viajar por otras líneas aereas presentando el boleto de Aerolíneas Azteca” indicó Mario Landeros, comandante del aeropuerto de Tijuana.

Después de la mencionada reunión las aerolíneas Alma, Aviacsa y Avolar se comprometieron a apoyar a los pasajeros de Aerolíneas Azteca, siempre y cuando tengan espacios disponibles y los viajeros cubran la diferencia del costo del pasaje.

La diferencia de precios entre los boletos de las diferentes aerolíneas puede ir desde los 500 pesos hasta mil pesos. Un costo que muchos no podrán solventar.

“La verdad nos dio mucho coraje porque no perdimos un peso, perdimos una buena cantidad” expresó molesta Amadora López, una viajera afectada.

“¿Cómo iba a pensar que nos iban a engañar de esa forma? Si nos hubieran avisado de lo que iba a pasar ya uno decidía si compraba o no los boletos”.

Por el momento los clientes de Aerolíneas Azteca tendrán que esperar los tres meses que durará la suspensión impuesta por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para recibir algún tipo de reembolso por sus vuelos cancelados.

Return to the Frontpage