March 23, 2007

Un tirador con la escopeta torcida

‘Shooter’ es lo peor que ha salido de un estudio en mucho tiempo

Por Jose Daniel Bort

¿Cuánto odia ir al cine, y ver que la lógica se bota por la ventana? ¿Cuántas veces no ha visto una película, donde el héroe está tratando de alcanzar al villano y está a punto de hacerlo, cuando de repente y sin razón aparente los escuadrones del villano vienen a su rescate, aunque no hay ninguna forma o manera de que se hayan enterado dónde estaba la acción?

Para este crítico es sumamente frustrante, y es lo que pasa en la nueva película de Paramount: Shooter, protagonizada por Mark Whalberg. Paramount ya hizo esta película con Benicio del Toro y Tommy Lee Jones hace tres años, se llamó “The Hunted”, con resultados mixtos, lanzada el mismo fin de semana de Marzo.


El ex Marino francotirador Bob Lee Swagger (Mark Wahlberg, izq.) y el hombre del FBI Nick Memphis (Michael Peña) reflexionan sobre su siguiente movimiento en la película de suspenso ‘Shooter’ de Paramount Pictures.

Whalberg es Bobby Lee Swagger, un francotirador experto en puntería de alto riesgo que sufre en carne propia los horrores de una guerra que muy bien puede ser Irak. Molesto y decidido a olvidar su pasado, se refugia en las montañas de ninguna parte, hasta que es localizado por un escuadrón especial que lo invita a participar en una misión para salvar la vida al presidente.

Una jugarreta del destino vía escritura hollywoodense, Swagger se ve inmiscuido en un intento de asesinato y tiene que salvar su vida desapareciendo del mapa. Es aquí donde consigue a la ex esposa de su compañero, que luego de tres años, todavía no ha superado su muerte. Hasta aquí llega la lógica de la película, la cual se ve más comprometida una vez que pasan los interminables minutos de esta inocua insensatez.

Antoine Fuqua hizo una buena primera película y consiguió todo el prestigio del mundo. Desde allí se ha especializado en reducir este prestigio al mínimo. Estoy seguro que después de esta película, el director habrá borrado para siempre la memoria de “Training Day”, esa pequeña peliculita que le con-siguió a Denzel Washington su segundo Oscar. Basada en el profundo carisma del actor, lo mejor de esa cinta era lo interesante que se hacia la vida en las calles de los barrios pobres de LA en la boca de sus personajes.

Lo cual intenta estar presente aquí con comentarios agridulces sobre la actual situación política pero sin el aguijón estilístico que tenía la primera. A través de un senador de la república, firme creyente en la impunidad parlamentaria, los creadores se lanzan a explicar la preponderancia del petróleo sobre la justicia y el honor en frente del patriota americano, que recibe los comentarios como buen americano que es y espera el momento oportuno para clamar su venganza.

Whalberg es super impuesto aquí con tiros en cámara lenta y demostrando sus músculos una vez más, pero esta vez ya el recurso es tan malgastado que agota. El actor latino Michael Peña tiene el rol de segundero en la cinta y lo asume con toda la dignidad posible, pero no hay nada que pueda salvar a este tirador de ser alcanzado por la espalda y morir una muerte indigna. No hay justicia ni honor en esta historia.

Return to the Frontpage