March 9, 2007

Celebrarán en México el LXIX Aniversario de la Expropiación Petrolera

Por: Paco Zavala

Antes de la expropiación petrolera en México los trabajadores mexicanos que prestaban sus servicios a la industria lucharon por sus derechos laborales sin ser escuchados, en tanto que los propietarios de las compañías desoían estos clamores, dedicándose únicamente a engrosar sus bolsas con las ganancias que las compañías establecidas generaban, y que además no eran de poca monta.

En el año 1915, trabajadores de la compañía “El Aguila”. emplazan a huelga; tres días después ésta es levantada al concluir las negociaciones entre los trabajadores y la empresa, este movimiento da inicio al sindicalismo petrolero.

Durante los años 1916 y 1917, hubieron otros intentos de huelga en las compañías “El Aguila” y “La Huasteca Petroleum”; estos movimientos fueron reprimidos por el ejército y guardias blancas, castigando con esta represión a los trabajadores incitadores.

En 1919, brotan nuevos conflictos en contra de: “Pierce Oil Corporation”, mismo movimiento que se extiende hacia: “La Huasteca”, “El Aguila”, “Corona”, “Mexican Gulf y Texas”. El ejército interviene porque los huelguistas pretendían incenciar la refinería de “La Pierce Oil Corporation”.

La compañía “El Aguila”, es nuevamente emplazada en 1924; esta vez los trabajadores ganaron y lograron la firma de un contrato de trabajo, este sería uno de los primeros documentos de esta índole que se firmara en el país.

Las acciones continuaron, el 16 de agosto de 1935 se constituye el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, y una de sus primeras acciones es realizar la redacción de un proyecto de contrato. Con este formato se pretendía sustituir a los contratos existentes con las diversas compañías.

Esta forma de contrato se envía a las 17 compañías petroleras y navieras, mientras el sindicato emplazaba a huelga, si no eran aceptadas las negociaciones basadas en las condiciones establecidas en este contrato, por supuesto que estas condiciones fueron rechazadas por las empresas, proponiendo las empresas otras condiciones, que tampoco fueron aceptadas por la parte laboral.

Considerando la proble-mática existente, el 28 de mayo de 1937 estalla una huelga en contra de las empresas extranjeras con una duración de únicamente doce días, la cual declaró legal la Junta de Conciliación y Arbitraje, acto que motivó la intervención conciliatoria del señor presidente Gral. Lázaro Cárdenas del Río, ante la gravedad de la situación.

Continúan los problemas sin solución e inaceptados tanto por las empresas como por los trabajadores, hasta que el 18 de marzo de 1938, el presidente de la República Mexicana Don Lázaro Cárdenas del Río, decreta la expropiación petrolera.

Como podemos observar en estos datos, después de repre-siones y situaciones tan injustas por parte de las empresas petroleras extranjeras en contra de los trabajadores petroleros mexicanos, se toma esta determinación tan trascendental para la historia del país. Al tomar ésta acción se fortaleció el espíritu nacionalista.

Así, de esta manera el 18 de marzo de 1938, a las 8:00 pm. Don Lázaro Cárdenas del Río, Presidente Constitucional de la República Mexicana, reunido a puerta cerrada con su gabinete, les anuncia su decisión de expropiar la industria petrolera. Transcurridas dos horas después, todas las estaciones de radio del país anunciaban la trascendental noticia.

Don Lázaro Cárdenas, habló al país y comunicó que se llevaba a cabo la expropiación de las empresas petroleras transnacionales, por negarse a respetar y someterse a las leyes mexicanas.

Esta noticia fue como una bomba, produjo una honda impresión en todo el país y rápidamente se fue advirtiendo el apoyo de la opinión pública nacional. Dos día después, el 23 de marzo se realiza en la Ciudad de México, una gran manifestación de respaldo, que según las crónicas de la época, ésta superaba las cien mil personas.

El 12 de abril del mismo año, se produjó otra manifestación frente al Palacio de Bellas Artes, en la que millares de mujeres de todas las clases sociales, aportaban su cooperación para pagar la deuda petrolera, dichas aportaciones consistían desde gallinas hasta valiosas joyas.

El texto de la expropiación consta de dos considerandos, cuatro artículos y una con-clusión. Con esta sencillez de texto se realizó la expropiación petrolera.

Después de decretada la expropiación surgieron rumores de inminentes represalias de EE.UU y Gran Bretaña, pero no pasó de ser un rumor.

La industria petrolera en el México actual, necesita de reformas muy importantes, para que subsista en los próximos años.

Return to the Frontpage