March 9, 2007

Programa Escuela Segura llega a Tijuana

Por Luis Alonso Pérez

Alejar a los niños de las drogas y garantizar que llegarán seguros de la escuela a sus casas son los objetivos centrales del programa nacional de vigilancia comunitaria “Escuela Segura”, que dio inicio el pasado 20 de febrero en mil 175 planteles de los 11 municipios más inseguros del país, entre ellos Tijuana.

El éxito de este programa no depende del monto del presupuesto asignado o de equipo moderno de vigilancia, ya que se basará en la creación de Concejos de Participación Escolar social integrados por maestros, estudiantes y padres de familia.

Los concejos deberán crear e implementar un plan de seguridad escolar basado en un diagnóstico de las características y necesidades del plantel educativo, así como de los principales riesgos que enfrentan los estudiantes, como lo es la delincuencia, el pandillerismo, el vandalismo y la drogadicción.

El presidente Felipe Calderón dio a conocer el programa de la Secretaría de Educación Pública (SEP), comprometiéndose a garantizar condiciones mínimas de seguridad en las regiones amenazadas por la delincuencia organizada, el crimen o el narcotráfico.


Escuela Segura inició en Tijuana en la escuela secundaria #72 de la colonia de Otay.

Calderón admitió ante los medios nacionales que en México no ha existido una convicción firme por implementar una prevención efectiva e integral del delito porque es algo que no produce resultados rápidos.

La escuela secundaria #72 de la colonia de Otay fue el primer plantel de Tijuana en implementar el programa.

La visita de Juan José Ramos Aguilera, delegado del Sistema Educativo Estatal (SEE), puso en marcha la fase inicial del programa.

“Lo primero que debe hacerse es analizar los procesos de seguridad al interior de la escuela con la participación de directivos y docentes. Posteriormente aumentar la presencia de las autoridades policiales, con mayor vigilancia, rondines y presencia permanente” indicó el delegado de SEE.

Ramos Aguilera expuso que la última fase del programa consiste en activar la participación de los padres de familia con los hijos en actividades preventivas como talleres o platicas de prevención.

Los planteles ubicados en las colonias del Este de la ciudad como La Morita y Terrazas son los que más han reportado problemas de venta de drogas a estudiantes, agregó el delegado.

La secundaria #72 no es la escuela más peligrosa de Tijuana, pero ha visto un creci-miento constante en los casos de alumnos que esconden cigarros, marihuana y navajas en sus mochilas, explicó el director del plantel, Manuel Mendoza.

El personal administrativo de la secundaria en ocasiones realiza inspecciones a las mochilas de los alumnos, medida que han implementado con el consentimiento de los padres de familia, sin embargo la efecti-vidad en este tipo de programas depende de la constancia de las revisiones y del trabajo voluntario de las escuelas.

Lo anterior fue expuesto por José Luis Piñeyro, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, en un artículo del reconocido diario Angelino La Opinión.

Piñeyro considera que la venta de droga en las escuelas es uno de los esquemas más conocidos y quienes con frecuencia lo identifican a detalle son los vecinos y los maestros.

Alma Góngora, Asesora Técnica de la Subsecretaría de Educación Básica, considera que este programa tiene que realizarse con miras a largo plazo para tener un mayor impacto y efectividad.

“(El programa) tiene que atacar inmediatamente al problema y dar resultados, pero también debe incluir planes a largo plazo para que se forme una cultura de la prevención en los niños y las niñas” explicó Góngora.

Escuela Segura será imple-mentado en fases y después de ser puesto en marcha en los estados con mayor problemática social, continuará en los 45 principales municipios del país y por último se pretende alcanzar el 19 por ciento de las escuelas mexicanas.

Return to the Frontpage