June 22, 2007

México del Norte
Por Jorge Mújica Murias

El idioma oficial

Desde que Estados Unidos es Estados Unidos, ha sido un país multilingüe. En las famosas 13 colonias que formaron Estados Unidos, había inmigrantes ingleses, franceses y alemanes, por no decir nada de los cientos de miles de indios de diversas tribus que no se entendían unos con otros.

Es más, los artículos originales de la Confederación se imprimieron en “bilingüe”, inglés y alemán, idiomas más comunes entre los gringos de aquél tiempo.

Después, lejos de unificarse, los lenguajes o idiomas se diversificaron con llegada de italianos, chinos y otra bola de inmigrantes de otros lugares. A todo esto, hay que contar con varias docenas de idiomas que hablaban los esclavos africanos, que no venían de un solo lugar y una sola tribu. De ahí viene, como dato curioso, aquello de decir fulano, zutano, mengano y perengano, de cuatro diferentes tribus africanas que llegaron para acá en calidad de esclavos.

Y además agréguele que una tercera parte de los territorios que después Estados Unidos compró o se anexó, tenían otros lenguajes. Ahí está la poco más de media docena de estados que antes eran parte de México, y territorios como Illinois y Lousiana, franceses desde siempre. ¿De dónde cree usted que a Illinois y Chicago le salieron nombres como La Salle, Marquette, Des Plaines y Champagne y Dearborn?

Por el norte, los esquimales de Alaska hablan también un chorro de lenguas pero además tienen apellidos eslavos, porque Rusia fue la “dueña” del territorio hasta que se lo vendió a los gringos.

Y también hay que contar, aunque ya en los siglos 19 y 20, con las anexiones de Puerto Rico, Hawai y las Filipinas, por gusto o por la fuerza, al imperio estadounidense del momento.

Y la diversidad de idiomas no ha dejado de tener oponentes desde siempre. Uno de los máximos líderes y héroes de este país, John Adams, se aventó el tirito de proponer en el Congreso Continental de 1780, que se creara una academia oficial para “depurar, desarrollar y dictar el uso” del inglés. Su propuesta, pese a que Adams era uno de los creadores del país, líder y firmante de la Constitución, fue rotundamente rechazada por antidemocrática y como una amenaza a la libertad individual.

Spanglish Only

Pero desde la década de 1980, ha habido otra vez un movimiento que busca establecer el inglés como idioma oficial, sobre todo pa’ joder a los nuevos inmigrantes, obligarlos a olvidarse de dónde vienen y darles menos derechos que a los demás.

El movimiento del English Only, “solamente inglés”, ha impulsado que varios estados aprueben leyes que imponen este idioma como único, y restringen o prohiben el uso de otras lenguas en algunos estados o agencias de gobierno, o en algunas compañías privadas.

En estos días en que de nuevo está de moda ser antiinmigrante, no solamente hay por ahí una propuesta de enmendar la Constitución para que el inglés sea el idioma oficial del país, sino que se han impulsado leyes locales, en pueblitos o condados, para que se haga lo mismo.

Ahí está Carpentersville, donde últimamente se decidió volver a discutir el tema del inglés como idioma oficial el próximo jueves 19 de junio, aunque habían dicho que lo iban a mandar hasta marzo, para ver si de una vez se muere o se aprueba.

Y ahí es donde la puerca tuerce el rabo. Carpentersville ya discutió hasta la saciedad que el uso obligatorio del inglés impediría dar algunos servicios a quienes no hablen inglés, algunos de los cuales, por cierto, son obligatorios para la ciudad. Y ya se dijo que la policía vería reducida su efectividad si solamente habla en inglés, en una ciudad donde cuatro de cada diez residentes son latinos. La respuesta, de los mismos gringos anti inmigrantes que la proponen, es que se seguiría usando intérpretes y se seguiría hablando español si es necesario.

Estas leyes, pues no deben darnos demasiado miedo. Son simbólicas, y para muestra basta un botón.

Desde hace ya algunas décadas, 16 estados son, por ley, “English Only”. ¿Sabe cuáles? Entre ellos están Arizona, con su 20 por ciento de latinos; California, con su 60 por ciento de latinos y 10 por ciento de asiáticos de varias nacionalidades; Colorado, que desde el nombre ya violó la ley; Florida, ‘onde nadie le pue’e impedi’ a lo’ cubano’ que hable’ na’a má que cubano, chico; y también está Illinois.

Si. Illinois es English Only desde hace ya rato. ¿Y? ¿Y qué?

En Chicago las boletas electorales están en Chino, Español e Inglés, también por ley. Y por ley también, en Illinois los hospitales deben tener intérpretes, y las cortes también. Y así por el estilo.

Y mientras la ley del English Only es simbólica, las otras son prácticas.

Estamos contra el English Only porque pueden contribuir a limitar los derechos de los inmigrantes no bilingües (que por cierto son la minoría), y porque van en contra del espíritu de libertad en que supuestamente se basa este país.

Pero no deben darnos miedo. Simplemente no sirven de nada…

Contacto Jorge Mújica Murias at mexicodelnorte@yahoo.com.mx

Return to the Frontpage