June 15, 2007

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Luisa Fernanda Montero

Si no es ahora, ¿cuándo?

El frágil hilo que sostenía la esperanza de millones de inmigrantes cuyo futuro depende de las decisiones que tome – o deje de tomar – el Congreso estadounidense, se ha roto y todo parece indicar que será muy difícil volverlo a enlazar.

Mientras los legisladores se empeñan en sacar adelante sus agendas, en las calles, miles de personas esperan que un proceso que no acaban de entender les enmiende definitivamente la existencia y les de la oportunidad de ser seres humanos “legales”.

De no prosperar el empujón que busca darle la Casa Blanca, es mínima la esperanza de que la tan ansiada reforma migratoria sobreviva tras haber colapsado la semana pasada en el Senado.

El pronóstico más optimista la trae de regreso tras las elecciones presidenciales del 2008, es decir para el periodo legislativo del 2009, y el más pesimista la condena a un periodo de hibernación que puede durar hasta tres o cuatro años.

Lo que depara el mañana es incierto, lo real y lamentablemente paradójico es que los millones de inmigrantes indocumentados, que a pesar de su estatus, construyen día a día el futuro de este país, continúan en un limbo en el que sus derechos siguen siendo cuestión de conveniencia.

Mientras los padres de la patria, le dan prioridad a sus propios intereses partidistas y a sus principios racistas antes que a su deber de legislar por el bien común, las fronteras continúan siendo caldo de cultivo para todo tipo de tráficos y abusos, en los que de nuevo las victimas más fáciles, son los inmigrantes y el país continua victimizando a aquellos que cometieron el pecado de faltar a la ley en país ajeno, por no faltar con el pan en su mesa.

Mientras los padres de la patria determinan su tabla de prioridades, miles de familias continúan padeciendo el flagelo de la separación, dos, tres o cuatro años, son para un legislador un asunto de agenda, para un inmigrante pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte de sus seres queridos al otro lado de la frontera.

En juego está, no solo la vida de millones de inmigrantes, está también la economía estadounidense, que no podrá sobrevivir sin la mano de obra inmigrante y la tan sonada seguridad nacional pero sobre todo la capacidad de acción y respuesta de la primera potencia mundial.

¿Podrán los legisladores estadounidenses responder a las exigencias del pueblo que los eligió?

Amigo lector de La Columna Vertebral, si necesita información de servicios en su comunidad llame a la Línea de Ayuda 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage