June 15, 2007

Enfoque

¿ Cerrar filas... ?

Por Dagoberto Márquez

Días atrás, Felipe Calderón llamó a cerrar filas. Se entiende que a todos los mexicanos. Se entiende que en el marco de una situación complicadísima como exasperante. Digamos que dirigiéndose ante un público “Equis” como los jóvenes dicen ahora. Esto mediante un discurso gastado y nada revolucionario, sólo exaltado por los medios, no por todos afortunadamente, preponderantemente por la televisión comercial, ese medio informativo medio pusilánime y mediocre, la cual, como se entiende y sabemos, es bastante cómplice con asuntos del sistema, con asuntos del gobierno, lo encabece quien lo encabece casi-casi, algo irónico como de antología, de perfecta antología tratándose de lo que se trata. Sí hombre, un asunto de retórica, de cinismo y de hipocresía. También, un asunto de “patrioterismo”. Sí, de falso patriotismo y de oportunismo político, un asunto de complicidad y de maniqueísmo por parte incluso de los medios, de ciertos medios como son las televisoras. Sí señor, un asunto paradójico y deleznable que en nada conmueve porque se sabe de quién viene y de qué se trata. Es decir, porque se sabe que viene del grupo que en política y durante la contienda por la Presidencia de la República encabezó y asumió el fraude más descarnado y vil de estos tiempos modernos. Algo que nos encamina a una guerra civil casi-casi y no, no es guasa.

¿Cerrar filas...? ¿Por qué, cómo, con quién...? ¿Con quienes violaron la ley, haciéndose del Poder pero a la de a fuerzas...? ¿Con quienes no contentos con desquiciar la vida de un país entero, todavía se atreven a violentar la determinación del electorado para no soltar la facultad legal de dirigir el destino de una nación como México...? ¿Con esos...?. No, gracias. Con esos ni a la esquina. Con esos, ni en los más extraños o almibarados sueños.

Estimado lector, Fina lectora, lo que sucede en México no es un juego desgraciadamente, tampoco (es) un experimento. La violación de las leyes por parte del grupo en el Poder ha sido desde inocultable como sistemática. Demasiados indicios existen en todo esto, puede usted creerlo. En este orden de cosas, cerrar filas con ellos equivaldría a cerrarlas con un grupo de delincuentes, con un grupo de gentuza y de violentos. Sí, con un grupo de delincuentes de cuello blanco si usted quiere pero delincuentes al fin y al cabo, ni más ni menos. Ojalá no fueran así las cosas pero ya ve usted, ni modo de resolverlas de golpe y porrazo porque así está todo esto. Todo violentado y revuelto. Así está esto. Y todavía se nos pide cerrar filas en torno de ellos, vaya cinismo, vaya ligereza, vaya desvergüenza.

¿Que por qué se dice ésto? ¿Que por qué la contundencia? Por los hechos, por los hechos que tenemos enfrente. Porque de haberse admitido como válida la apertura de paquetes y el recuento de las boletas (electorales), y porque de haberse probado el triunfo de Calderón no habría problema, pero estando como están (las cosas) es imposible cerrar filas con nuestro fraudulento como ilegítimo presidente... nomás por eso. ¿Qué televisoras y analístas dicen y recontradicen que no hubo fraude, que eso es puro cuento de la gente? Pues sí, eso dicen pero a la hora de confrontar las cosas nomás callan, nomás enmudecen, poniendo la cara seria, enrojecida, desencajada y endurecida de mandíbulas sin poder contener ni exasperación ni coraje. Y todavía piden que les crean, que les concedan el beneficio de la duda, como si no supiéramos a qué aspiran y cómo se las gastan entre ellos. Pobres tipos, pobres estúpidos, pobres ignorantes. Van pa´viejos y no entienden que con el pueblo no se juega. Caterva de ladrones, grupúsculo de cómplices. Pobres imbéciles. Que con su pan se lo coman, como se dice aquí en México.

Para concluir...¿Sabe usted que el capítulo de las elecciones (de 2006) no está cerrado? ¿Sabe usted que por más (apuro) que existió en el IFE (para destruir las boletas electorales) han tenido que comerse las uñas, aplazándolo obligadamente...? ¿Sabe usted que esto obedece a razones legales, nacionales como de procedimiento, e internacionales incluso, pésele a quien le pese...?. Sí señor, las razones a las que esto se refiere tienen conexión con iniciativas civiles y ciudadanas así como con los fueros de La Corte y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Digamos que explicar todo esto llevaría un cierto tiempo pero lo breve del espacio (en medios) no lo permite. Sin embargo puede usted creerlo, y qué bueno que así sea. Es decir, qué bueno que por fin pueda haber viabilidad para que se aclaren muchas cosas, aunque también puede que haya quienes lo impidan a toda costa, sea como fuere.

  Si duda (usted) de la veracidad de esto nomás infórmese, pero no mediante las televisoras comerciales. Si duda de la veracidad de todo esto infórmese, seriamente, mande una carta a un medio periodístico prudente pero serio y aguarde por la respuesta y aguántese. Ya veremos si quien le contesta le responde en sentido contrario.

  ¿Cerrar filas...? Eso es bueno, siempre será bueno... pero sólo a condición de que con quienes se cierren sean personas íntegras y responsables. Gente buena, gente consciente y preocupada por las masas. Sí, gente patriota y leal a las instituciones, a las leyes republicanas de una nación como la nuestra y a las revoluciones que nos dieron una Constitución y una Patria porque de lo contrario, como dicen algunos aunque vulgarmente... ¡ Ni madres !

Es todo.

Letters to the Editor Return to the Frontpage