June 1, 2007

Pasitos: Marchando hacia un mejor futuro para los niños autistas

Por Luis Alonso Pérez

El autismo es una alteración neurológica que afecta el desarrollo de un niño en un espectro tan amplio, que en ocasiones es muy difícil para los padres distinguirlo de problemas emocionales o de comportamiento.

Aún así, hay ocasiones en las que lo más difícil para un padre no es el diagnóstico, sino aceptar el autismo en sus pequeños y adecuar su vida, y la de su familia, para satisfacer las necesidades que requiere un niño para desarrollar habilidades que le permitan sobrellevar su padecimiento y posiblemente integrarse a la sociedad como cualquier otra persona.

Al igual que para millones de madres de niños autistas, para Rosa Carrasco ha sido duro sobrellevar el autismo de su hijo Jonathan, en particular su educación, ya que ha sido rechazado en varias escuelas ordinarias, lo que constituye un caso indiscutible de discriminación y por consiguiente una grave violación a sus derechos humanos.

Desafortunadamente el autismo es un padecimiento relativamente desconocido para el grueso de la población a pesar de que se presenta en uno de cada 500 nacimientos, de acuerdo con la Organización Mundial del Autismo, lo que trae como consecuencia la desinformación y en ocasiones discriminación hacia aquellos que viven con el trastorno.

En su búsqueda por defender los derechos de los niños autistas e impulsar proyectos conjuntos que informen y generen conciencia en la comunidad sobre la relevancia de este padecimiento, representantes de la Procuraduría de los Derechos Humanos de Baja California y de la escuela para niños autistas Pasitos firmaron un convenio en el que se unen para trabajar por esta causa común.

Durante una conferencia de prensa efectuada en las instalaciones del centro educativo el pasado lunes 28 de mayo las dos instituciones se comprometieron a trabajar por la creación de una red estatal de asociaciones civiles que pueda generar propuestas de políticas públicas y legislativas para una mejor atención social y educativa a la población autista.

A la conferencia de prensa también acudió un grupo de madres de estudiantes de Pasitos –entre ellas Rosa Carrasco– quienes se comprometieron a apoyar plenamente con los proyectos que surjan a raíz de la colaboración, ya que conocen de primera manos las dificultades de criar a un niño con autismo y la frustración de que sus pequeños no puedan integrarse a una escuela regular.

Durante la reunión la señora Carrasco explicó que Jonathan lleva tres años estudiando en Pasitos y considera apropiado integrar a su hijo de 7 años en una escuela regular, pero ha sido rechazado en varios preescolares. En el último que intentó se le fue negada la inscripción por el pretexto de su avanzada edad.

Para el procurador de los derechos humanos en Baja California, Francisco Javier Sánchez Corona, el rechazo a estudiantes autistas va mas allá de casos personales, constituye una discriminación de Estado por su escasa apertura a la educación de niños con capacidades diferentes.

“Que el gobierno no desarrolle programas adecuados que requieren los niños con este padecimiento es una violación a los derechos humanos” expresó Sánchez Corona, quien aceptó que este es un problema común para todos los sectores con capacidades diferentes como sordos o invidentes, mientras que se deberían de estar desarrollando programas para integrarlos a la educación regular, algo que cada vez es menos difícil.

A lo largo de su existencia Pasitos ha desarrollado un programa de integración exitoso que consiste en buscar una escuela receptora donde se hace la inserción de forma paulatina, asistiendo inicialmente dos veces por semana con una maestra asistente conocida como “maestra sombra”, la cual funcionará como mediadora entre el niño y el resto de la comunidad educativa en la que se va a desempeñar.

De acuerdo con el desempeño del niño se va aumentando la asistencia y disminuyendo la presencia de la maestra sombra, para que eventualmente el niño se quede tiempo completo en la escuela sin la ayuda de la maestra y logre ser un alumno más en la escuela receptora.

“Cada vez hay un mayor entendimiento del autismo, lo que nos ha facilitado enormemente la integración de los niños, al grado que ya llevamos 13 niños integrados en escuelas regulares” exclamó orgullosa Arisbeth Salas, terapista en comunicación humana y coordinadora escolar de Pasitos.

“Para pasitos este proceso no es tan complejo porque ya tenemos una metodología preparada y es un trabajo en equipo entre papas, maestros, terapeutas y personal de Pasitos” agregó Salas, quien se siente orgullosa de que algunos de sus alumnos hayan recibido reconocimientos por aprovechamiento académico.

Sin embargo no todos los niños con autismo podrán dar ese paso, ya que tan solo el 10 por ciento lo de los estudiantes de Pasitos lo ha logrado.

Debido a la gran desinformación que existe sobre el tema, otro objetivo del convenio es concientizar a la población sobre este padecimiento mental y sus consecuencias sobre los menores y sus familias, por lo que trabajarán en la edición de un tríptico informativo y buscarán emprender campanas de concientizacion entre la comunidad.

En México, al igual que en Baja California no existen estadísticas que indiquen la cantidad de casos de autismo. No obstante se estima que en el estado existe una población de 9 mil personas que padecen algún trastorno del espectro del autismo, basándose en estadísticas de países europeos y Estados Unidos.

Más allá de las cifras inexistentes, Pasitos se esfuerza en brindar una atención especializada y cercana a los niños autistas, sin embargo los costos de operación son altos y los padres no siempre cuentan con los recursos para cooperar con la solvencia económica de la institución educativa.

Con el objetivo de colaborar con la recaudación de fondos, la procuraduría dio a conocer el apoyo de difusión que brindara a la colecta anual de pasitos, misma que dio inicio el pasado 30 de abril y con-cluirá a finales de mayo.

Si usted esta interesado en colaborar con esta institución o en conocer mas sobre su trabajo puede visitar su sitio de Internet http://www.pasitos.org o llamar a los teléfonos 011 52 (664) 681-8958; 011 52 (664) 216-3333 ó 011 52 (664) 686-1786

Return to the Frontpage