June 1, 2007

Comentario:

Mitos

Por José R. Uzal

Los periódicos siempre nos han dado los detalles de las historias que la prensa electrónica reporta brevemente. Es evidente que ya pocos leen la prensa escrita. La mayoría no quiere embarrarse las manos de tinta para leer con dificultad las noticias de ayer; ya sea porque no aprendieron bien a leer o porque no pueden ver las letras. El caso es que el 80% de nosotros obtenemos información por la radio, la televisión o la red cibernética. Es por estos medios por los que diariamente se distribuye propaganda contra los inmigrantes hispanos, legales o indocumentados.

Es tan grande el volúmen de mentiras que hasta los mismos hispanos comienzan a ser afectados. No es raro que en un programa radial de llamadas se oigan hispanos atacar a los inmigrantes indocumentados como si ésto los liberase de sus raíces y los convirtiese en estadounidenses de pura cepa. Es evidente que padecen del síndrome de Estocolmo pero sus actos ayudan grandemente a los mercaderes de mitos y mentiras a difundir propaganda contra los hispanos. ¿Cuáles son los mitos?

La inmigración ilegal. Es cierto que en un país de leyes no se puede defender la inmigración ilegal. El problema está cuando los mercaderes de mitos y mentiras confunden al público haciéndoles creer que todos los indocumentados son hispanos o peor que todos los hispanos son indocumentados. No es posible a simple vista determinar quien es indocumentado. En muchos casos es imposible determinar quién es hispano. Los mercaderes de mitos y mentiras repiten incesantemente pronunciamientos que hacen parecer a los hispanos los únicos culpables (a pesar de ser las víctimas) de la presente situación migratoria.

Hay seres humanos indocumentados, pero ningún ser humano es ilegal. Los mercaderes de mitos y mentiras en su mayoría se oponen férreamente al aborto. Nadie que defienda el derecho a la vida puede tildar a otro ser humano de ser ilegal.

Hay que dudar de la lealtad de los hispanos y no dejarlos enlistarse en las fuerzas armadas: El 16% de los soldados en Iraq son hispanos. Los hispanos han luchado al lado de los norteamericanos, con honor, desde la guerra de independencia en 1776.

Los hispanos no quieren aprender Inglés. Este es el mito preferido de los mercaderes de mitos y mentiras. “En Miami no se habla Ingles”. “Encontré un policía de Hialeah que no hablaba Inglés”. Las grandes corporaciones de EE.UU. ubicaron sus oficinas suramericanas en Miami porque el área tiene una fuerza laboral educada y bilingüe. Antes de demandar que hablemos Inglés es justo definir en que punto una persona se puede tildar de ser angloparlante. Todos sabemos decir por lo menos escusmi y ansorri y un montón de palabras que son similares en ambos idiomas, eso es sin contar las palabras que los norteamericanos han apropiado. Para llegar a tener casi un trillón de dólares anuales en poder adquisitivo, los hispanos tienen que hablar algún Inglés.

Las indocumentadas en estado vienen a tener los hijos a los Estados Unidos. De acuerdo a las estadísticas gubernamentales en el 2006, solamente 140 inmigrantes indocumentadas dieron a luz en Estados Unidos.

Los indocumentados llenan los hospitales y las escuelas. De los 300 millones de habitantes solo 44 millones (el 14.8%) son hispanos. No es posible que todos padezcamos, según sugieren los mercaderes de mitos y mentiras, de SIDA, Lepra, Tuberculosis y otras enfermedades, ya que ésta sería la única forma que llenáramos los hospitales. Solo el 12% de los indocumentados usaron una sala de emergencia en el 2006. Las mismas mentiras son dichas sobre la educación pública. Las escuelas tienen el mismo porcentaje de alumnos hispanos que la nación. Los hispanos no están ahogando el sistema escolar. Las uniones, la burocracia y la política de crear elementos marginales en nuestra sociedad son los factores que están destruyendo la educación pública. El idioma inglés no está en peligro de desaparecer por el número de hispanos. Está en peligro por el mal estado de la educación.

Los mercaderes de mitos y mentiras contribuyen al problema migratorio. Esto no es un mito, es una realidad. Solo el 46% de los indocumentados entraron por la frontera sur. Todos los terroristas y presuntos terroristas descubiertos hasta este momento entraron por la frontera norte o entraron con visa y se quedaron. El departamento de inmigración (ICE, por sus siglas en inglés) gasta el 85% de su presupuesto para perseguir a los indocumentados del sur. Mientras que el otro 54% vive en Estados Unidos sin miedo de que el ICE verifique su identidad, sepa donde viven o si salieron del país. Los mercaderes de mitos y mentiras caen en la trampa de demandar una reforma de las leyes migratorias nacionales tomando en cuenta solamente los hispanos y la frontera sur. No se dan cuenta que no están todos los que son, ni son todos los que están.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., en West Palm Beach FL.

Letters to the Editor Return to the Frontpage