July 27, 2007

Comentario:

Mr. Bush defina la victoria

Por José R. Uzal

Estados Unidos está en peligro de perder una guerra a pesar de tener la maquinaria militar más poderosa del planeta. Tanto los Demócratas como la Administración lo saben y ambos se han enfrascado en una lucha política que ignora totalmente a los militares y al pueblo norteamericano. Bush está, indiscutiblemente, determinado a no permitir que la guerra se pierda durante su mandato. Los Demócratas por su parte solo quieren que la guerra termine dentro de la presidencia actual. Están determinados a no heredar el conflicto.

Estados Unidos entró en Iraq sin pensarlo bien y sin tomar en cuenta nuestra experiencia histórica. Los resultados han sido desastrosos. Colin Powell, el secretario de estado en aquel tiempo, advirtió no invadir a Iraq sin tener una estrategia de salida y comentó que entrar en Iraq era como entrar en una tienda de porcelanas finas donde la política sobre la mercancía es “si usted la rompe la tiene que pagar”. El tiempo le ha dado la razón. La guerra en Iraq es insostenible, política y económicamente. Podemos ganar todas las batallas y al final perderemos la guerra si continuamos demandando una victoria total, sin describir en qué consiste la victoria.

El futuro de Iraq está en manos del gobierno de Iraq, no en manos del gobierno de EE.UU. El problema es que abandonar a Iraq en este momento sería desastroso para la seguridad del mundo occidental, para la sobre vivencia de Israel y para nuestra seguridad.

La retirada de Iraq requiere análisis, planificación y una política que tome en cuenta a todos los países de la región. Tenemos que asegurarnos, como nación, que podemos contar con las reservas petroleras de Iraq y el acceso al Golfo Pérsico.

El Congreso, la administración y el gobierno de EE.UU. le deben al pueblo americano una definición clara de las metas que esperamos alcanzar para resolver el problema iraquí. El presidente Bush tiene que definir, claramente, la victoria en Iraq.

La guerra hasta el presente le ha costado la vida a más de 3,000 soldados americanos y a 500,000 nativos. Más de 20,000 soldados americanos vivirán el resto de sus días con minusvalidez a causa de las heridas sufridas en el frente de batalla. Iraq se ha convertido en una guerra de la Administración en lugar de ser una guerra de la nación. Los soldados mueren con honor luchando por la defensa patria, no en defensa de contratistas y políticos.

Los intereses creados que están lucrando con la guerra no quieren una solución. Actualmente hay más contratistas que soldados en Iraq. Nosotros los usuarios demandamos saber si el propósito de la guerra es eliminar a nuestros enemigos para garantizar nuestra seguridad o es el de reformar y reconstruir a Iraq. Si no sabemos a donde vamos, nunca llegaremos. Si el presidente Bush define dónde vamos, todavía podremos apoyarlo.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., en West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes.

Letters to the Editor Return to the Frontpage