July 27, 2007

Enfoque

Juego peligroso

por Dagoberto Márquez

La trama relatada por los medios de comunicación en relación con la fortuna encontrada en una residencia de muy buen nivel económico en la Ciudad de México empieza a ponerse interesante, muy interesante diríase. Este opinante se refiere a lo relacionado con lo atribuido al señor Zhenli Ye Gon. También a los más de 205 millones de dólares, a la implicación teórica en todo esto del Partido Acción Nacional, a las graves acusaciones formuladas desde los Estados Unidos por el propio Ye Gon, así como a la peligrosa combinación de presuntos fondos ilegales en la campaña presidencial de 2006 y las presuntas acciones aún no probadas pero tal vez vinculadas al tráfico de estupefacientes. Para acabar con el cuadro, al probable e ilícito financiamiento a la de suyo asombrosa campaña publicitaria llevada a cabo hace más de un año en promedio por el ahora presidente don Felipe Calderón.

De acuerdo con la explicación dada tiempo atrás, la fortuna compuesta por dólares americanos, euros y pesos (mexicanos) rebasaba los 205 millones de dólares. Eso fue lo que se informó. Si mal no se recuerda hubo información, confusión alguna así como un acto de cierta rectificación. En el marco de este asunto se explicó que la confusión obedecía a la prontitud con la que se había informado, de tal suerte que la cifra fue rectificada habiendo en esto cierta molestia y hasta sarcasmo por lo confuso de la situación. Si todo fue bien contado, la cantidad encontrada en la residencia de Las Lomas se acercó a los 210 millones de dólares que, convertidos al tipo de cambio contra pesos nuestros equivaldrían ahora a una suma que rebasa en teoría los Dos Mil 250 millones de pesos mexicanos de hoy. Una fortuna sin lugar a dudas y sin ninguna discusión.

Con la finalidad de que se tenga una idea clara de qué significa la cifra citada permítaseme un ejemplo, uno claro y razonable con datos aproximados que nos de una idea de la estimación. El sueldo del Presidente de la República en números redondos asciende a 150 mil pesos mensuales. Su salario nominal anda por los 240 o 250 mil pesos al mes pero esta cifra se reduce tras la quita de impuestos y otros conceptos en relación. Si tomamos como referente los 150 mil pesos netos y consideramos que éste es el salario más alto de la administración pública en todo México tenemos que, enmarcado en la fortuna incautada dicho salario cabe unas 15 mil veces o un poco más. Ahora bien, si multiplicamos por lo que dura un sexenio, el sueldo neto del presidente alcanza los 10 millones 800 mil pesos. En relación con ello la fortuna confiscada equivale a 208 veces lo que gana el Presidente de la República durante sus 6 años de mandato sexenal. Dicho de otra forma, el salario más alto del gobierno en México durante 6 largos años representa menos del 0.5 % de lo decomisado en la casa del señor Ye Gon. Dicho en términos más claros, la fortuna incautada representa más del 20 mil % en relación con lo que gana un mandatario mexicano con un sueldo ya muy alto de por sí, equivalente este a poco más de 14 mil dólares americanos en promedio por mes. Mucho dinero pues, para que usted me entienda.

  Todo esto sin entrar (aún) a los planos de forma y fondo del caso, donde podrían ser verídicas algunas cosas las cuales son tremendas por su contenido, impacto político, alcance y significado verdadero en toda la expresión. En esto el gobierno federal argumenta que el dinero incautado es del narcotráfico, que el señor Ye Gon introdujo (al país) materias primas ilícitas y que esto tenía por objetivo el producir drogas al por mayor. En suma, que ese señor es un pájaro de cuenta, un pillo de siete suelas y un hombre bastante peligroso pues. Por el lado contrario se afirma que no, que Zhenli Ye Gon no es un delincuente. Que el señor Ye Gon es un industrial, uno de la rama farmacéutica pero nacionalizado mexicano durante el mandato del ex presidente Vicente Fox. Que su fortuna proviene de actividades legales y que la incautada en la casa de Las Lomas no es de él. Que la misma le fue dada a resguardar, obligadamente y bajo presión. Que la fortuna le fue entregada por la fuerza, bajo amenazas e intimidación y que la misma es, o fue propiedad del PAN.

Estimado lector, Fina lectora, de acuerdo con cierta hipótesis y aunque en el ínter hay confusión y contradicciones, esa fortuna es una especie de dinero sobrante, un remanente no declarado pero sí vinculado al utilizado durante el desarrollo de la campaña presidencial. Si esto fuera cierto nos encontramos ante algo bastante escandaloso, ante un asunto ligado a actividades fuera de la ley porque una cantidad como esa es casi imposible de recabar. También es una suma altamente sospechosa porque carece de documentación que certifique su procedencia, su origen o su hipotética donación. Razón de más por la cual debe precisarse su muy extraño origen y su conexión. En fin, que este asunto no solamente huele feo, sino que apesta, y muy fuerte pues. Indistintamente de la culpabilidad o de la inocencia del señor Ye Gon.

Es todo.

Letters to the Editor Return to the Frontpage