July 13, 2007

Enfoque

Motivaciones políticas

por Dagoberto Márquez

¡Serenad los estados de ánimo...! ...tendría que ser la alusión. ¿Que por qué...? Porque “el horno no está para bollos” en Guerrero (México), nomás por eso. Sí, señor, me refiero al desaguisado que entre amagos y posibles celadas terminó en efímera prisión para Nicolás Chávez Adame, un combatiente y profesor a la vez al que algunas plumas le observan excesos, sin que en su juicio haya equilibrio analítico dado que juzgan con severidad a una sola de las partes pero callan cuando del sistema educativo en su conjunto hay que hablar. ¡Ni modo...! Cosas de la escasa visión de algunos, de corrupción editorial apenas oculta en otros o de simple y ramplón oportunismo, nomás para quedar bien con el gobierno del estado o con el gobernador.

Estimado lector, Fina lectora, hace días, como resultado de averiguaciones que generalmente se cumplen, Nicolás Chávez Adame fue detenido cuando salía del palacio de gobierno tras haber asistido a una reunión. Este opinante ignora si la cita en palacio fue ajena a la ejecución de la orden de arresto, o si por el contrario, hubo conexión. Sin embargo, haya sido como haya sido, el caso es que el profesor Chávez Adame pisó la prisión. Por lo que se entiende, la orden dada por un juez se sustentó en denuncia alguna; esto pudo haber sido a solicitud de la Secretaría de Educación o bien por exigencia de otra dependencia, funcionario alguno bajo responsabilidad propia, o de persona cualquiera que en lo particular se haya sentido agraviada por la conducta del citado profesor.

Ahora bien, como la redacción de las notas fue breve y medio confusa, este opinante basará su contribución en las referencias proporcionadas por un buen amigo, dado que esto es más amplio, más preciso y hasta revelador. Este amigo es (también) miembro del sistema educativo aquí en la entidad (Guerrero), sólo que, siendo este hombre un hombre honesto, la circunstancia obliga a obrar de la misma forma así como a confiar íntegramente en él. De acuerdo con dicho enfoque, la detención y arresto de Nicolás Chávez Adame se desarrolló así: 1) A Chávez Adame se le detuvo para “profundizar” en una supuesta ampliación de declaración previa. Esto se relaciona con una indagatoria vinculada a un acto político de fuerza llevado a cabo ante el Congreso Local, hace meses así como en protesta por la reforma a la educación secundaria llevada a cabo, en la cual se mutilaron importantes contenidos en materias como civismo, geografía e historia, deteniendo a Chávez Adame la autoridad federal. 2) Una vez en poder de la PGR, se hizo de su conocimiento (del conocimiento de Nicolás) que tenía una orden de aprehensión por el delito de daño en propiedad ajena, trasladándosele al reclusorio donde le notificaron que también tiene una orden de arresto (por el juzgado segundo de distrito) por los delitos de sedición, motín, daño en propiedad ajena así como por ataques a las vías de comunicación. 3) De acuerdo con esta información, la parte demandante contra Chávez Adame siempre es la Secretaría de Educación (la SEG).

Por otro lado, lo confiado a este opinante revela que “la quema de libros” de texto gratuitos pregonada durante el arresto contra el profesor Chávez Adame... NO ES VERDAD. De acuerdo con lo revelado a este opinante, la quema de papeles llevada a cabo hace cierto tiempo, con la lógica intención política de protestar, sólo se redujo a la incineración simbólica de (algunos) cuestionarios, que no libros, de la “farsante consulta” al magisterio en cuestión. Casi concluyentemente, lo informado a este opinante habla del secretario de Educación como “un personaje sin ninguna trayectoria a favor de la educación en Guerrero, quien se ha rodeado de asesores y funcionarios prepotentes que perciben altos ingresos donde la mayoría no es guerrerense, sin que contribuyan a reordenar la secretaría estatal ni a elevar la calidad de la educación”. Así también, la información aclara que “no emprendieron ninguna acción contra quienes saquearon a la institución, no publicaron los resultados de la auditoria practicada, como tampoco la auditoria practicada al plan de Previsión Social, donde se reconoció un desvío multimillonario” con cargo al erario estatal. Lo informado concluye con que el profesor Chávez Adame es miembro de la comisión política de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero así como víctima del “revanchismo político y enfermizo del gobierno actual”.

Señoras y señores ¿Conocen un poco de Derecho Penal...? ¿Saben que al margen del Código (penal) existe lo que comúnmente conocemos como motivos políticos, revolución de las ideas, posición ideológica, posición política, lucha política contra la corrupción, y demás...?. Si no lo saben permítanme un comentario, por favor. Resulta que la lucha contra la corrupción puede ser pervertida si desde el poder se controla y coacciona a quienes luchan sinceramente contra ese terrible y destructivo mal. La lucha contra la corrupción no es como muchos la plantean en el sentido de que hay que ir al Ministerio Público, ofrecer pruebas, ...y ya. La lucha contra la corrupción exige grandes sacrificios en realidad. Pisar la cárcel, es sólo uno de ellos. Además, la postura política y la forma de pensar (libre expresión de las ideas) están consagradas en la Constitución. En este orden de ideas, acusar de corrupto a alguien o señalar corrupción en alguna dependencia es complicado al grado de que, amañadas como pueden ser las cosas, nadie mueve un dedo si intuyen que aquello pueda originar problemas, serios desajustes o la ira de algún superior. De esta forma y toda vez que la presentación de pruebas no es tan simple como los estúpidos suponen, el combate contra la corrupción es totalmente desigual.

Todo esto conduce a una conclusión simple y sencilla: A) La posición del profesor Nicolás Chávez Adame así como la de miles y miles de maestros en Guerrero obedece a sus ideas de tipo político, es decir, esta gente no comete delitos ni del orden común ni del orden federal. Los actos a que se ven orillados los llevan a cabo por convicción, cansados de tanto esperar a que una autoridad tome en sus manos (con seriedad) las acusaciones que todos sabemos yacen en su proceder. La nula presentación de resultados causa en ellos frustración, la frustración causa coraje y tristeza y algo como esto pero combinado es lo que mueve a la gente a la lucha política y a la movilización. B) La autoridad magisterial debe ceñirse a lo que indican las reglas, esto es, a lo que indican las leyes mexicanas así como a lo que indican las normas de operación. Si existe fraude y corrupción en la secretaría de Educación en Guerrero debe hablarse de ello y resolverse porque de lo contrario no sólo se cae en encubrimiento vil, sino también en franca complicidad. Esto sí es un grave delito de acuerdo con los cánones de la ley.

Para concluir, Nicolás Chávez Adame fue liberado (casi) de inmediato, tal como lo comenté cuando lo supe porque, aunque las acusaciones se endurezcan, su “delito” surge de motivaciones políticas y si el tipo no ha matado a alguien, su “delito” es en realidad un asunto político, un delito menor.

Es todo.

Letters to the Editor Return to the Frontpage