July 6, 2007

LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Karina Flores-Hurley

Es verano: sol, calor y las vacaciones escolares

Para ellos, es la mejor época del año. Para los padres, la de mayor preocupación. La escuela terminó, han llegado las vacaciones y la pregunta es ¿Qué deben hacer mis hijos en su tiempo libre?

Ciertamente hay muchas opciones. Pero el secreto está en saber cuáles son las mejores.

Con más tiempo libre, los niños y adolescentes tienden a realizar actividades más sedentarias, como pasar horas frente a una pantalla de computadora o videojuegos.

Esta rutina de poca actividad física los pone en mayor riesgo de sobrepeso y obesidad. Si a esta ecuación le añadimos la falta de supervisión de lo que comen, la situación es aún más preocupante. “La mejor manera de prevenir el sobrepeso y la obesidad es logrando que los niños se mantengan activos y coman bien”, afirma la doctora Sue Finn, directora del Consejo Americano de Nutrición y Salud Física (ACFN, por sus siglas en inglés).

Para lograrlo, sugiere trazar metas realistas: “a los niños les encantan los juegos; hay que crear actividades físicas divertidas”, señala. Estos juegos son tan sencillos como las competencias de nado en la piscina cerca de casa, jugar fútbol o voleibol en el parque, o algo que todos los adultos practicaron en la niñez —jugar a las escondidas.

La idea es crear una rutina diaria donde el tiempo libre fuera de la casa se convierta en hábito e involucre a toda la familia. Para lograrlo, la actividad que eligen los padres debe ser atractiva para sus hijos (no hagamos carreras si sabemos que no les gusta correr).

Como toda nueva rutina, hay ciertas cosas que los padres deben tener en cuenta al pasar tiempo al aire libre con sus hijos: la hidratación y el cuidado de la piel. “Los padres deben asegurarse de que sus hijos consuman suficiente líquido —y el agua es lo ideal” asegura la doctora Finn.

De la misma manera, exponer a los niños al sol por varias horas sin loción protectora es extremadamente dañino para la piel, así que recomienda aplicar y reaplicar loción bloqueadora constantemente.

La otra parte importante de la salud infantil es la alimentación, y la mejor manera de lograr que tomen decisiones alimenticias saludables es involucrándolos en la cocina. La doctora Finn recomienda tener un ‘día de receta saludable’ donde los niños puedan elegir los ingredientes. “Los niños están más dispuestos a probar nuevos platillos cuando toman sus propias decisiones”, concluye.

Para los padres, no es fácil balancear el trabajo —fuera o dentro de la casa— con el tiempo libre de sus hijos durante las vacaciones escolares; pero por el bien de su salud, vale la pena hacer una promesa: reservar al menos una hora del día para mantenerlos activos y cuidar su alimentación, mientras comparten tiempo juntos en familia.

Amigo lector de La Columna Vertebral, para información de servicios comunitarios llame a La Línea de Ayuda al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage