January 26, 2007

Esquina del Doctor:

Hay buenas noticias en la lucha contra el cáncer

Por Eduardo Grunvald, M.D.

La semana pasada, la Sociedad Americana de Cáncer publicó un informe indicando que hubo una disminución de más de 3,000 muertes por cáncer en los Estados Unidos entre 2003 y 2004, año en el cual se hicieron disponibles este tipo de estadísticas. Un año antes, 2002-2003, se vio una disminución de 369 muertes, la primera vez en 70 años registrados que se notó una caída en el número actual de muertes por cáncer.

El informe más reciente demuestra, ahora, algunas evidencias prometedoras donde décadas de investigación médica y progresos clínicos están dando resultados en la lucha contra el cáncer.

El índice de muertes por cáncer en los Estados Unidos en realidad ha estado disminuyendo desde 1991, pero hasta ahora el número actual de la gente que muere por la enfermedad aumentó debido a que la población siguió creciendo y envejeciendo.

A pesar de estos resultados prometadores, todavía tenemos mucho por lograr.

La Sociedad Americana de Cáncer predice que en 2007, casi 1.5 millones de americanos serán diagnosticados con la enfermedad, y 560,000 morirán de lo mismo. Entre hispanos y otros grupos raciales y étnicos excepto americanos africanos, la frecuencia de cáncer e índices de mortalidad son inferiores comparados a los caucáseos. Sin embargo, la mayor parte de hispanos en este país todavía tienen una probabilidad mayor de ser diagnosticados con cáncer en etapas más avanzadas comparado con la población general.

¿Cual es la explicación de esta disminución en muertes de cáncer? Similar a muchos fenómenos en la medicina, no hay una explicación única.

Un factor muy importante es la disminución de la cantidad de gente que fuma. Este es un gran ejemplo de recursos políticos que dan resultado en términos de reglamentos públicos, legislación, y programas de prevención. El fumar es la causa de diferentes tipos de cáncer. Lamentablemente, los índices de cáncer de pulmón no han disminuído para las mujeres, probablemente porque no sólo las mujeres generalmente comienzan a fumar más tarde que los hombres dentro de la sociedad, sino que también la disminución de las mujeres que fuman también ha sido lenta.

La detección temprana a través de exámenes y estudios clínicos, también ha hecho un impacto. Los cánceres que han sido afectados incluyen los del colon y recto (con colonoscopías y sigmoidoscopías), cáncer de mama (con mamogramas), cáncer cervical (con exámenes de papanicolau), y cáncer de próstata (con exámenes clínicos y un análisis de sangre sencillo, el PSA).

El cáncer de mama es un caso interesante. Aunque todavía es la causa principal de muerte por cáncer en mujeres menores de 60 años, la frecuencia de esta enfermedad se ha nivelado, y los índices de mortalidad han realmente disminuído. Una teoría es que, como consecuencia de estudios recientes que vinculan las hormonas con un aumento en el riesgo de esta enfermedad mortal, muchas mujeres han dejado de usar las hormonas en los últimos años. Los tratamientos de cáncer de mama también han mejorado enormemente.

Pero al contrario de creencias y expectativas populares, usted probablemente nunca verá títulos en los diarios que dicen, “Se encontró la cura del cáncer.” Los progresos se van haciendo con un tratamiento a la vez durante un período largo de tiempo. Por ejemplo, tome el cáncer colorectal. En los últimos años de los 90’s, se desarrollaron nuevos medicamentos y terapias, explicando probablemente el aumento del número de pacientes que sobreviven esta forma de cáncer.

Una de las áreas más interesantes en la batalla contra el cáncer es el desarrollo de estrategias nuevas. El ejemplo más reciente es el de cáncer cervical. Es una enfermedad causada por un virus transmitido sexualmente, el virus papiloma humano, o HPV. Ahora hay una vacuna disponible que, de ser dado a adolescentes y mujeres jóvenes antes que sean infectadas, podría prevenir hasta el 70 por ciento de casos de este cáncer femenino.

No hace mucho tiempo, si uno fue diagnosticado con cáncer, las opciones de tratamiento eran bastante limitadas, y ninguna forma de la enfermedad era considerada evitable.

Esto no es la situación de hoy. Podemos tomar algo de control sobre el cáncer. ¿Además de dejar o no comenzar a fumar, mantenerse al día con examenes de control, e informarse y educarse sobre su salud, qué más puede hacer usted para mantenerse con buena salud?

La importancia de control de peso y ejercicio regular para reducir su riesgo de diabetes, enfermedad cardíaca y embolio, es realmente fundamental. Y aquí existe aún otra razón para hacer ejercicios y vigilar lo que usted come. La grasa del cuerpo aumenta los niveles de insulina y estrógeno, dos hormonas que han demostrado estimular el crecimiento de células de cáncer. Y los estudios clínicos cada vez más apoyan el vínculo entre la obesidad y el aumento de riesgo de muchos cánceres.

Lleve un estilo de vida sano, y usted, junto con los doctores e investigadores médicos puede contribuir a que haya más disminución de muertes por cáncer el próximo año.

El Dr. Grunvald es Profesor Asistente Clínico, Departamento de Medicina en el Perlman Internal Medicine Group, UCSD Medical Center.

Return to the Frontpage