January 19, 2007

Expertos en leyes urgen cambios en lo juicios mexicanos

Por Luis Alonso Pérez

Desde varios años atrás legisladores mexicanos, así como expertos en leyes han impulsado un cambio a la forma en la que se realizan los juicios penales en el país, los cuales se llevan a cabo de forma escrita y en muchas ocasiones alargan un proceso innecesariamente, cuando la ley marca que la impartición de justicia debe ser rápida y expedita.

El pasado lunes 15 de enero la Universidad de las Californias (UDC) dio inicio a un seminario en el que expertos en leyes buscan evaluar los beneficios de los juicios orales sobre los juicios escritos, una reunión que forma parte de una serie de esfuerzos que llevan a cabo legistas de todo el país por desarrollar un sistema de juicios similar al estadounidense, pero que obedezca a las necesidades del sistema juridico mexicano.

“México tiene mas de 40 años con leyes obsoletas” afirmó el doctor Enrique Vargas y Pérez, miembro del instituto de investigaciones juridicas de la UNAM y la UDC, y expositor principal del seminario Juicio Orales en el Sistema Jurídico Mexicano.

“Nuestras leyes al igual que nuestra constitución nada más han sido remendadas. México es un país que requiere urgentemente modernizar su legislación jurídica” agregó.

Cuando cruzamos la frontera nos podemos dar cuenta de que existen leyes muy diferentes, de las cuales podemos tomar los juicios orales como modelo a seguir, comentó el expositor. “No se trata de homologar nuestras leyes con las norteamericanas sino de adaptarlas a nuestra factibilidad” explicó. “Tal como lo han hecho al igual que lo han hecho países latinoamericanos como Argentina, Chile y Perú”.

El catedrático explicó que en México los juicios orales ya se han comenzado a implementar en estados como Nuevo León y Guanajuato.

Existen muchas razones por los cuales esta tendencia jurídica ha tenido un gran impulso en México recientemente, sin embargo, el doctor Vargas y Pérez expuso que hasta la fecha el cambio no se ha instaurado a nivel federal principalmente por motivos políticos.

El actual sistema de juicios orales de Estados Unidos se deriva del británico, en el que los grupos involucrados platicaban sobre el hecho y las circunstancias del delito frente a un juez y un jurado. Mientras que en Latinoamérica, debido a sus antecedentes españoles, se sigue manejando el proceso vía escrita.

“Un juicio oral tiene mayor grado de defensa y posibilidad de encontrarnos con la verdad del procesado.”

Uno de los principales lastres de los juicios escritos mexicanos, según Enrique Vargas y Pérez, es lo que define como “la ley del formulario”, refiriéndose a los oficios presentados a lo largo del juicio, basados en plantillas en las que es necesario rellenar los espacios dependiendo el delito cometido.

“Todos los alegatos y las pruebas solo van acumulando grandes volúmenes de papel sobre averiguaciones y procedimientos, siendo que al fin de cuentas la verdad no está en el papel. Vivimos la ley del formulario y debemos cambiarlo para poder darle a calidad de ser humano al presunto responsable y defenderle con la misma factibilidad.”

El juicio oral nos da la factibilidad de poder darle al defensor o al acusador la oportunidad de dar todos los elementos de prueba, ya sea condenatoria o absolutoria, para que pueda defender al presunto apropiadamente, indicó el catedrático.

Vargas y Pérez argumentó que los juicios laborales de la Junta de Conciliación y Arbitraje se realizan de forma oral, asi como los juzgados familiares desde hace tiempo, por lo que es imperativo que cambie la forma actual de realizar los juicios penales y los juicios federales.

“El primer paso es concienciar a los diputados y senadores, así como a la comunidad en general para que conozcan los beneficios de este sistema, un esfuerzo que pertenece a las instituciones educativas superiores como la nuestra” expuso Vargas y Pérez.

Return to the Frontpage