January 12, 2007

Latina, ¡Protégete!

Por Graciela Gómez Vittori

Trabajando en el ambiente médico descubrimos muchas cosas en la comunidad hispana que necesitan un cambio radical e importante.

Estamos en un país donde la mayoría de los cuidadanos acuden a grandes centros médicos. Los pacientes son numerosos y muchas veces el personal administrativo es escaso. Sumado a esto, la falta de conocimiento del idioma inglés de algunos pacientes hace la comunicación dificultosa.

Quizás estemos acostumbrados al cálido médico de nuestra familia o, simplemente, tengamos una actitud extremadamente pasiva en lo que se refiere al cuidado de nuestro propio cuerpo.

Muchas asistentes médicas hacen las citas para los pacientes por temor a que éstos cometan errores. El paciente se acostumbra así a depender de otros y no desarrolla la capacidad de interactuar en una sociedad donde tiene que evaluar, decidir, pedir y obligar cuando es preciso.

Creo que es más positivo enseñar a nuestras pacientes latinas y dotarlas de seguridad en sí mismas que solucionarles continuamente los problemas para que no se enfrenten con ellos.

Como paciente debe saber quién es su médico, cuál es su situación, resultados de análisis (siempre debe llamar por teléfono después de un examen de sangre o cualquier otra prueba), cuál es su pronóstico, qué medicamentos debe tomar, cuáles son los efectos secundarios, cuál es el alcance de su cobertura médica y cualquier otro problema que le preocupe.

La mayoría de los centros médicos cuenta con intérpretes calificados. Si no habla inglés debe solicitar uno. No se quede con preguntas. Muchas veces la vecina carece de conocimientos médicos para contestarlas. ¿No le parece?

Entonces, mi querida amiga, comprenda que la responsabilidad de su cuidado médico recae en usted.. Tome el timón de su barco con seguridad y premura.

Digamos ¡NO! a la actitud pasiva que nos acarrea tantos problemas y ¡Sí! A la mujer fuerte que defiende su salud donde somos un alfilercito entre mil.

Return to the Frontpage