January 05, 2007

Operativo Tijuana: Las fuerzas militares llegan a la frontera

Por Luis Alonso Pérez

Tijuana, la creciente ciudad ubicada al sur de San Diego es considerada la frontera más transitada del mundo y al mismo tiempo una de las rutas favoritas para el ingreso de los narcóticos a Estados Unidos.

Por décadas Tijuana ha sido un campo de batalla para cárteles dedicados al tráfico de drogas que buscan apoderarse del territorio, operando sin dificultad gracias a un círculo de impunidad creado por políticos y agentes policiacos corruptos.

El año pasado 23 agentes policiacos fueron asesinados y más de 350 civiles fueron ultimados; se cree que existe una relación con el crimen organizado en la mayoría de los casos.

Esta semana el gobierno mexicano anunció el envío de más de 3 mil soldados y agentes federales como parte de un operativo que busca retomar el control de Tijuana y desarticular las bandas de delincuentes organizados.

300 agentes federales arribaron a la ciudad fronteriza la mañana del martes, comandados por el General Héctor Sánchez, un oficial con amplia experiencia en operativos similares llevados a cabo diversas ciudades del país.

“Vamos a hacer un trabajo intenso de inteligencia mediante patrullamientos mixtos en un primer tiempo, para tener presencia y trabajar en la prevención, y un trabajo de inteligencia sobre blancos específicos que se vayan ubicando.”

El arribo de las tropas fue aplaudido por las autoridades locales y diversos sectores de la comunidad, particularmente los empresarios prósperos, ya que se han visto amenazados por la reciente ola de secuestros supuestamente perpetrados por miembros de cárteles de tráfico de drogas que buscan vías alternas de financiar sus operaciones.

Cesar Cázares, presidente de la Cámara Nacional de Comercio en Tijuana expresó que espera resultados efectivos y rápidos de los esperados operativos.

“Tijuana tiene prisa de seguridad, Tijuana tiene prisa de atención. En ese punto es donde nosotros tenemos que participar. El tiempo que se lleve o que necesiten para llevar a cabo los operativos, lo que esperamos es el resultado pronto.”

El día de ayer los agentes federales recientemente arribados comenzaron a patrullar las ciudades de Tijuana y a implementar puntos de inspección temporal en diversos puntos de la ciudad, en los que revisaban a vehículos y pasajeros en busca de armas o narcóticos, al mismo tiempo que realizaban verificaciones de ordenes de aprehensión y reportes de automóviles robados.

Mientras tanto, elementos de las fuerzas armadas nacionales inspeccionaron el armamento de los agentes dos estaciones de la policía municipal, con el objetivo de verificar los registros y comprobar su posesión legal, como una forma de investigar y detectar agentes que puedan estar relacionados con la delincuencia organizada.

Al mismo tiempo, soldados implementaron sus propios puntos de inspección vehicular, una tarea que solía estar limitada a agentes de las corporaciones policíacas civiles.

La repentina militarización de las calles de Tijuana ha causado preocupación de diversos miembros de la co-munidad como Francisco Sánchez Corona, Procurador de los Derechos Humanos en Baja California, quien expresó su inquietud por el posible acotamiento de los derechos humanos y constitucionales.

“Este tipo de acciones que a veces reclama la ciudadanía y que a veces las autoridades reglamentan se acercan mucho a la violación de los derechos en la mayor parte de las ocasiones. Creo que el que haya más delincuentes en las cárceles no es sinónimo de que haya más seguridad en las calles”.

La Operación Tijuana ya ha comenzado a mostrar su impacto en la vida cotidiana de los ciudadanos. Largas filas de kilómetros de autos son el resultado de la implementación de algunos puntos de revisión, lo que ha provocado serias molestias en los conductores que perciben estas acciones como innecesarias.

“Es bueno que hagan estos operativos, pero esto se me hace un poco exagerado” expresó Raúl Gonzáles Alcántara, un conductor molesto porque le realizaron una revisión corporal en uno de los puntos de inspección.

“Yo vengo con mi familia, vamos de salida y no se por qué me hacen esto”, reclamó el conductor, quien es propietario de un auto lujoso.

Gonzáles afirma que al preguntarle al oficial por qué lo revisaban, él le contestó que no tenía caso que se molestara, ya que así van a ser todos los operativos que le toquen.

Return to the Frontpage