February 23, 2007

Estudiantes organizan asamblea en favor del Dream Act

Por Pablo Jaime Sáinz

Aunque Ramón (no es su nombre verdadero) es un excelente estudiante, debido a su status migratorio no puede estudiar tiempo completo en una universidad en San Diego.

“Soy indocumentado” dice Ramón, de 20 años. “No puedo trabajar, no puedo recibir una licencia de conducir. Lo peor es que no puedo recibir ayuda financiera para pagar mis estudios”.

El joven originario de México, estudia medio tiempo la universidad gracias a un préstamo de un mentor de la preparatoria.

Ramón dice que dedica gran parte de su tiempo a conseguir donaciones para continuar sus estudios universitarios, hecho que ha afectado su rendimiento académico.

“Se que podría estar haciendo mejor en la universidad”, dice. “A veces no me puedo concentrar en mis estudios porque tengo que andar buscando maneras de encontrar fondos para pagar la universidad. Es difícil”.

Ramón es uno de miles de estudiantes indocumentados que se podrían beneficiar si el Dream Act es aprobado por el Congreso de Estados Unidos.

Este sábado 3 de marzo habrá una asamblea de 12 p.m. a 3 p.m. en Chicano Park para apoyar al Development, Relief and Education for Alien Minor Act (Acta para el Desarrollo, Ayuda y Educación para Residentes Menores), conocida como el DREAM Act, una propuesta que le otorgaría la residencia permanente a ciertos estudiantes indocumentados que se hayan graduado de una preparatoria de Estados Unidos y que tengan buenas calificaciones y no tengan antecedentes criminales.

Actualmente, los estudiantes indocumentados no pueden recibir ayuda financiera, como becas y prestamos, del gobierno estatal y federal.

Si no tienen un seguro social es muy difícil que vayan a una universidad. Hay estudiantes que se merecen ir a una universidad, pero no pueden por ser indocumentados. Todo lo tienen que pagar de su bolsillo y muchos vienen de familias de bajos recursos. Cada año se repite esta historia.

Además, en casi todos los estados, los estudiantes indocumentados tienen que pagar tarifas más altas que el resto de los estudiantes.

El Dream Act, que fue presentado frente al Congreso por el senador republicano Orrin Hatch, de Utah, se aplicaría solamente a menores de 21 años que residan en Estados Unidos al momento de que pase la propuesta.

Los mayores de 21 calificarían si en los últimos cuatro años recibieron un diploma de la preparatoria o si están en una universidad o se han graduado de una universidad.

Los solicitantes deberán haber vivido en Estados Unidos por un mínimo de cinco años. Además no deben tener antecedentes criminales.

Grecia Lima, una estudiante de la Universidad de California, San Diego, y una de las organizadores de la asamblea del 3 de marzo, dice que el Dream Act se trata de dar una oportunidad de superación a estudiantes indocumentados que están comprometidos con hacer de E.U. un mejor país.

“Queremos crear educación universitaria para todos, sin importar su status migratorio”, dice Lima.

Ella afirma que varias organizaciones comunitarias y estudiantiles apoyarán la asamblea.

A pesar que el Dream Act cuenta con el apoyo de ambos partidos en el Congreso, algunos expertos en inmigración tienen dudas que vaya a ser aprobada.

Debido al clima político actual anti-inmigrante, sería difícil que esta medida sea aprobada. Hay muchos conservadores que están en contra de cualquier tipo de amnistía, aun si es un número reducido de personas, en este caso, de estudiantes.

Algunos de los criticos de la medida aseguran que es como recompensar a alguien por violar la ley.

Pero el Dream Act cuenta con el apoyo de diversas organizaciones no lucrativas que están abogando a favor de la propuesta.

Grupos proinmigrantes dicen que los estudiantes indocumentados trabajarían legalmente y pagarían más impuestos. Eso sería una gran ganancia para el estado, afirman.

Los estudiantes que buscan que se apruebe el Dream Act se están movilizando. Muchos nunca han estado activos políticamente, pero eso está cambiando.

“Esto es muy bueno porque tienen que involucrarse para que se escuche su opinión”, afirma Lima.

For questions, concerns or to know more about how your organization can support future AB 540 events please contact Grecia Lima or Gladys Negrete at: ucsdiversity@yahoo.com.

Return to the Frontpage