February 23, 2007

¡Usted puede reducir el riesgo de Osteoporosis!

Esquina del Doctor
By Eduardo Grunvald, M.D.


“ Su pecho ha caído, por lo tanto ella se encorvó…”
-Charles Dickens


Dickens describe a la señora Havisham en su novela clásica, “Grandes Esperanzas”, como los autores de mitología y cuentos de hadas han representado a través del tiempo a las mujeres de edad avanzada, encorvadas y jorobadas como consecuencia de huesos frágiles sin tratamiento y pequeñas fracturas de la columna vertebral. Pero en nuestros tiempos modernos, las mujeres no tienen que afrontar deformidades óseas similares. Una dieta sana y medicamentos apropiados pueden reducir el riesgo de osteoporosis, una condición donde los huesos pierden sus minerales y fuerza, y son más propensos a la fractura.

En las personas de edad avanzada, sólo una caída leve puede causar que una muñeca extendida se quiebre o una cadera se parta en varios pedazos.

De hecho, las fracturas de cadera o vértebras (huesos de la columna) son la causa principal de muerte e invalidez, sin contar la carga económica sobre el sistema de salud. Se estima que cada año más de 300,000 mujeres son internadas por caderas fracturadas, de las cuales el 25 por ciento terminarán en instituciones de ancianos, y sólo el 40 por ciento recuperarán el mismo nivel de función e independencia que tenían antes de la fractura. Estos pacientes tienen también un incremento de 10 a 20 por ciento de posibilidad de morir durante el año inmediato a su fractura. Las estadísticas más recientes demostraron que las fracturas de cadera en los Estados Unidos fueron responsables por más de $17 mil millones en costos de salud.

En general, la gente considera sus huesos como es-tructuras que sirven simplemente como apoyo o una envoltura protectora. En verdad, los huesos humanos son tejidos dinámicos en un estado continuo de demolición y reconstrucción, un proceso que depende de los niveles de estrógeno en las mujeres.

Sin embargo, cuando las mujeres pasan por la menopausia, sus niveles de estrógeno bajan, creando un desequilibrio por lo cual las células de los huesos quitan minerales más rápido de lo que pueden reponerlos, creando una disminución de la densidad ósea. La baja densidad ósea, conocida como osteoporosis, pone a uno en mayor riesgo de sufrir fracturas de fragilidad, quebradura de huesos que ocurren con caídas que normalmente no causarían problema en una mujer más joven con huesos fuertes.

Por suerte, hay un estudio radiológico sencillo, el escaner DEXA, que puede detectar este problema. Como una radiografía común, este examen no causa dolor y es muy accesible. Mide la densidad de los huesos, por lo general en las caderas y la columna. Usando una comparación estadística, llamada puntuación T, se puede estimar el riesgo de fracturas en el futuro.

Para simplificar la comparación, la densidad del hueso de una persona puede ser clasificada como normal, osteopenia (“preosteoporosis”), u osteoporosis.

Aunque hay mujeres con ciertas condiciones que aumentan el riesgo de osteoporosis, la gran mayoría de casos ocurre en mujeres postmenopáusicas debido a niveles de estrógenos bajos. Algunos hombres pueden desarrollar la osteoporosis, pero la mayoría de pacientes son mujeres.

Aunque las mujeres hispanas tienen un menor riesgo de osteoporosis comparado con mujeres caucáseas o asiáticas, igual es un gran problema en esta población porque en general tienen menos acceso a asistencia médica preventiva y educación sobre cómo reducir el riesgo.

Ciertos factores de riesgo no pueden ser modificados, tales como la historia familiar, ser de complexión delgada, y de raza caucásea o asiática. Otros factores pueden ser modificados: no fumar, aumentar el ejercicio de soporte de peso, evitar el consumo excesivo de alcohol y mantener los niveles necesarios de calcio y vitamina D en la dieta.

El consumo de calcio adecuado mantiene este importante mineral en los tejidos, de modo que las células llamadas osteoblastos pueden utilizarlo para construir el hueso. Es recomendable la mayoría de mujeres tomen entre 1,000 y 1,200 miligramos de calcio por día, y aquellas con osteopenia u osteoporosis consuman 1,500 miligramos diariamente, com-binando lo que se ingiere en la dieta con los suplementos. Los alimentos que contienen altos índices de calcio son los productos lácteos, vegetales de hojas verdes y algunos pescados.

La Vitamina D es vital para facilitar la absorción del calcio en los intestinos. Se produce en la piel cuando está bajo la influencia de la luz solar. Esto es fácil de lograrlo viviendo en el sur de California, pero la cantidad recomendable es de 400 a 600 unidades diarias – por lo general combinadas en las píldoras de calcio - y hasta 800 unidades diarias para pacientes que no están ex-puestos a los rayos solares.

Ahora existen muchos medicamentos para tratar la osteoporosis, o prevenir su desarrollo en mujeres con osteopenia o aquellas con riesgo alto. Los más comunes son conocidos como bisfosfonatos, tres de ellos actualmente disponibles en forma de píldora: alendronato (Fosamax), risedronato (Actonel), e ibandronato (Boniva). Los primeros dos pueden ser tomados una vez por semana, y el tercero puede ser tomado una vez al mes. El calcio y la vitamina D deben ser tomados juntos, y no en lugar de estas medicinas. Cada uno tiene efectos secundarios potenciales. Consulte a un doctor para determinar cual es el medicamento más apropiado.

Para mujeres de edad avanzada que tienen osteoporosis y tienen alto riesgo de caerse y fracturarse debido a su debilidad, fuerza muscular disminuída, visión pobre o poco equilibrio, se deben tomar medidas para minimizar este riesgo. Estas precauciones incluyen deshacerse de alfombras sueltas y desorden en la casa, asegurándose que haya iluminación adecuada, incluso luces nocturnas, y el uso de instrumentos apropiados para ayudar a caminar (por ejemplo pasamanos o barandas, bastones, o andadores).

La osteoporosis, y sus consecuencias a largo plazo, sobre todo en vista del crecimiento de la población de edad avanzada, merecen una amplia atención. Las mujeres hoy en día tienen el conocimiento y el apoyo médico para prosperar en sus años dorados, dejando la imagen de la anciana decrépita y torcida para novelas y cuentos de hadas.

Para más información sobre osteoporosis, visite el sitio para la Fundación de Osteoporosis Nacional en www.nof.org, o llame (202) 223-2226 para publicaciones en español.

El Dr. Grunvald es Profesor Associate Clínico, Departamento de Medicina en el Perlman Internal Medicine Group, UCSD Medical Center.

Return to the Frontpage