Febuary 16, 2007

Comentario:

Las redadas

Por José R.Uzal

El gobierno de Estados Unidos intensifica las redadas contra los inmigrantes indocumentados, ilegales como el gobierno prefiere llamarlos. En el caso de estos, alegadamente ilegales, la diferencia es que el gobierno de EE.UU. les permitió, tácitamente la entrada, después de la última amnistía en 1986. La presente administración, es culpable de mezclar el problema de la entrada de ilegales por la frontera sur y la necesidad de una reforma de las leyes migratorias de la nación. Los Republicanos y la Casa Blanca unieron ambos temas para confundir e instigar la opinión pública y ganar votos en las últimas elecciones generales. Posteriormente de las demostraciones masivas del verano pasado los forzaron a cambiar de estrategia. Los dos proyectos de ley en el congreso el HR 4437 en la Cámara y el S2611 en el Senado no llegaron a ser homologados en conferencia y enviados al presidente a pesar de que los Republicanos tenían el control total del gobierno en aquel entonces.

Inmediatamente después de la elecciones del pasado noviembre el líder electo del nuevo bloque marginalmente mayoritario en el Senado, Harry Reid, (D.Nevada) declaró: “Considero, como todos los demócratas, que necesitamos una reforma migratoria amplia, que allane el camino a la legalización (de los indocumentados) e incluya sanciones severas a quienes den trabajo (a los indocumentados)”. El Senador Reid se acata a la política Demócrata, de que las reforma migratoria es un tema que no se resolverá de inmediato y que requieren un estudio profundo. Es evidente en estas declaraciones del Senador Reid, que el tampoco tiene la menor idea de cómo resolver el problema y continua la política republicana de mezclar los problemas de la entrada de ilegales por la frontera sur y la necesaria reforma de las leyes migratorias.

Al no haber una política clara, las redadas continúan. Han sido arrestados ciudadanos de Argentina, Argelia, Albania, Brasil, Colombia, Chile, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Georgia, Honduras, Haití, Jordania, México, Perú, Panamá, Rumania y Venezuela, según anunció en Miami la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Lo interesante de las nuevas redadas es que están siguiendo escrupulosamente las leyes migratorias existentes. La llamada “Operación Devolver al Remitente” se concentra en criminales y personas con ordenes de deportación de muchos países para no ser tildados de solo buscar a hispanos, aunque en realidad esto es lo que están haciendo. A pesar de aparentar el conducir las redadas dentro de la ley la mayoría de inmigrantes que han sido arrestados han denunciado el haber sido víctimas de abusos físicos y verbales.

El presidente George W. Bush visitará a México del 12 al 14 de marzo para discutir el tema migratorio con el Presidente Calderón. Según la Casa Blanca, el viaje a México servirá para “subrayar nuestra sólida alianza con México y mostrar apoyo a los esfuerzos del presidente Felipe Calderón de hacerle frente a la pobreza y desigualdad de ingresos, a restablecer el orden público, a combatir la amenaza común del narcotráfico y a robustecer nuestra relación económica”. Traducción: “comenzamos a darnos cuenta de que el problema con la frontera con México es totalmente independiente de la necesidad de una reforma migratoria”.

Mientras tanto las organizaciones de inmigrantes en EE.UU. han creado una coalición, y han solicitado por escrito al presidente George W. Bush que detenga las redadas y deportación y planean una movilización masiva el 25 de marzo en Washington, DC. Los ilegales no debieran poner mucha fe en esta petición ya que es obvio mientras estén hablando van a seguir deportando hispanos.

José R. Uzal (uzal@msn.com) escribe para el Latino Semanal., en West Palm Beach FL, sobre temas de interés para los hispanos parlantes.

Letters to the Editor Return to the Frontpage